26 marzo 2005

Agonía de 15 días o 15 años

22 de marzo de 2005

Hace unos días venimos oyendo sobre el caso de una mujer enferma en Estados Unidos (Terri Schiavo) en estado de parálisis cerebral o alguna enfermedad que la ha tenido postrada por 15 años. Su esposo (o ex esposo porque ya se casó de nuevo) solicitó a un juez el permiso de retirarle la alimentación y dejarla morir. El juez autorizó retirar las sondas por las cuales era alimentada y los padres de ella se han opuesto a que su hija muera de hambre y han interpuesto las acciones legales que han considerado apropiadas para evitarlo.

Obviamente no conozco en detalle la historia pero me pongo a pensar sobre si tenemos derecho como humanos a matar de hambre a otra persona. ¿Estamos pensando en ella o en nosotros? Ella no puede comunicarse y no sabemos si entienda algo de lo que está pasando. Su esposo asegura que alguna vez antes del accidente que la envío a la cama por 15 años dijo que prefería morir a estar en esta situación y ese es el argumento que logró la autorización para desconectarla (después de años de lucha jurídica)

Mientras ella muere, los demás discuten. Ojalá todos lo hagan por el bienestar de la paciente o lo que más le convenga. Tal vez una agonía de 15 días muriendo de hambre sea el precio justo para terminar con una de 15 años, de ella y sus allegados. Por lo pronto pido que pase lo que deba pasar y Dios ilumine las decisiones de quienes deban tomarlas.

1 comentario:

Alejandro Ussa dijo...

Me siento muy orgulloso de ser amigo de Mauricio y disfruto mucho leyendo estas reflexiones que salen de su mente inquieta. El viernes pasado ví la película Mar Adentro de Amenábar, y me tocó muy fuerte. Personalmente creo que aún en los estados más precarios el apego a la vida varía de persona a persona. El derecho a morir dignamente en cada caso es completamente relativo a la persona, sus experiencias, la gente a su alrededor, y su capacidad de soñar

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados