25 enero 2006

Gabo sin líneas nuevas

No es una buena Noticia. Gabriel García Márquez presenta un bloqueo creativo y hace más de un año no escribe una línea. Si alguien leyera periódicamente este blog notaría mi admiración y gusto por los escritos de Gabo, no todos, pero los que me gustan de verdad me conmueven.

Uno de los cuentos más bellos, desde mi parcializado punto de vista, es El ahogado más hermoso del mundo. Tal vez lo sea porque la primera vez que supe de él fue cuando lo oí contado por un fantástico cuentero Bogotano, Ricardo Cadavid, en el espacio de los miércoles de la Universidad Javeriana. Eso fue hace como 12 ó 13 años. Ahora, cada vez que lo releo, oigo entre mis oídos la voz de Cadavid. Me pasó eso con varios de los cuentos que más me gustan. Aunque también debo decir que una que otra vez me pasó lo contrario y gracias a Dios pude leer el cuento después de escucharlo para descubrirle su verdadero valor.

Un año de sequía. Yo puedo decir que mi caso es el opuesto, un año de producción abundante; aunque una frase de Gabo en la entrevista donde revela la terrible noticia me hace sentar los pies en la tierra sobre la calidad de los escritos: “Con la práctica que tengo, podría escribir una nueva novela sin más problemas, pero la gente se da cuenta si no has puesto las tripas”.

Escribir por escribir no es difícil. Producir algo sobresaliente, dentro de las capacidades de cada cual, es un trabajo agotador y no sale de buenas a primeras. Los lectores de este blog notarán que no hay mucho de sobresaliente en estos escritos. De haber alguno con esa característica escrito por mí, permanece en el cajón por aquello de la facilidad para el plagio en internet.

Aunque, si nadie me lee, ¿quién me va plagiar? Pura excusa para justificar mi falta de fluidez en este oficio.

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados