03 enero 2006

Intercambio, ¿humanitario?

Cuándo vamos a dejar de creer que las FARC tienen algo de humanitario. El famoso cambalache de retenidos (como quieran llamarlos cada bando) no pasa de ser una estrategia política para desprestigiar al gobierno de turno, y éste se está tomando uno largo, como cuando en los cajeros automáticos alguien se demora eternidades mientas esperamos en la fila.

Si los señores esos tuvieran algo de humanitario no hubieran dado la respuesta que dieron a la propuesta de los países extranjeros. Hubieran sobrepuesto el dolor de las familias, base de esta propuesta de acuerdo, a su táctica de no darle una foto para la propaganda electoral al presidente Uribe. Como dice Alfredo Rangel, cualquier cosa que hagan va en su contra. Si dicen que sí al acuerdo del intercambio sería aparentemente una victoria del presidente actual y si no, como lo hicieron, nos dan más razones para votar por él creyendo que los vamos a acabar a plomo con nuestro presidente en frente. Tal vez estemos muy equivocados en esto último porque el problema está más allá de fusilar a unos, pocos o muchos.

Viendo que de todas formas les van a echar el agua sucia, las FARC debieron haber facilitado de alguna forma el intercambio. Ahí el baldado hubiera sido con agua medianamente amarillenta y no negra como les está cayendo ahora.

Y los Europeos, idiotas útiles, todavía creen en la santidad de las guerrillas colombianas. ¡Qué tristeza! ¡Qué ignorancia!

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados