20 enero 2006

The rocket man

En Estados Unidos fue publicado un libro del astronauta Mike Mullane llamado "Riding rockets" en el cual el autor califica a los transbordadores espaciales como la nave espacial más peligrosa. Tiene un sistema de escape para la tripulación como el que tendría el piloto de un bombardero en la segunda guerra mundial.

Entre sus razones se encuentran problemas culturales de la Nasa. Los pilotos saben que si se quejan por problemas conocidos es posible que la burocracia de la administración no los deje volar. Pasan agachados para poder llegar a la elite que ve el planeta desde fuera. Como en las películas gringas, permanecen callados; todo lo que digan puede ser usado en su contra.

Guardadas las proporciones, en Colombia las opciones para los pilotos de avión son limitadas y cualquier discusión que se tenga con las directivas de la mayor empresa que opera en el país los puede conducir a manejar aviones de carga en los llanos o a pilotear en la India o los Emiratos Árabes. Esta última no es mala opción pero no todos tienen la experiencia para lograrlo.

Los futbolistas están igual. Los que abran la boca son vetados y terminan entrenando por su cuenta esperando la oportunidad en cualquier equipo del exterior porque la mafia de los directivos no permite que se disienta.

Los ejemplos abundan en todos los gremios. Especialmente en Colombia, el que abre la boca corre peligros.

*El título de esta entrada es tomado de un cuento de Ray Bradbury del cual Elton John hizo también una canción.

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados