08 febrero 2006

alter ego


Hola, yo soy Carlota y estoy escribiendo a escondidas mientras Mauricio no está. Clauz y yo lo llamamos el papá gato. Soy su niña consentida y llegué metida en una maleta en octubre pasado desde Cape May, NJ, Estados Unidos.

Mi mamá gata, Clauz, está segura que yo estoy para decir y pensar las cosas que Mauricio no puede, cuando trata de ser políticamente correcto. Yo, en cambio, puedo decir lo que pienso porque a los niños como yo todo se les celebra. No estoy muy convencida que él me necesite porque a veces sale con unos apuntes bastante ácidos, eso se lo aprendí muy rápido y por hacer ese tipo de interpelaciones es que me consideran su alter ego.

He visto que Mauricio escribe mucho en este aparato y de tanto observarlo le aprendí. También he notado que es bastante tranquilo y calmado en sus escritos, al menos en los publicados, y por eso me atreví a escribir algo diferente. Estoy para eso, ¿no? Para decir las cosas que él no se atreve o que las dice hablando pero no escribiendo.

Un día de estos les presento a mi hermanito Nico, todo dulzura. Es un osito azul algo fotofóbico (refunfuña cada vez que lo destapo en la camita y pide que apaguemos la luz). Mientras tanto les advierto que si aparece algo con cierto tono mordaz en estas columnas, o como se llamen, no lo escribió en realidad Mauricio sino lo hice yo.

Miau, miau. Ya viene el papá gato, voy a terminar....

1 comentario:

K. dijo...

Los gatos siempre han sido muy literarios, más que los perros. creo que el mejor amigo de un escritor es un gato, o uno grande, como un tigre, por eso que dijo borges... dios hizo al gato para que el hombre pudiese acariciar al tigre

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados