17 marzo 2006

Mi memoria de papel

Este es otro de los textos publicados en mi blog abandonado y que ando recuperando poco a poco antes de que llegue la aniquilación. A propósito de un post de Jorge Letralia

-------------------

lunes, octubre 10, 2005
Mi memoria de papel

Si mi memoria no me está jugando una broma, en algún lugar de "Cien años de Soledad" Gabriel García Márquez dice que quien no tenga memoria se haga una de papel. Sucesos recientes me muestran que es conveniente irme haciendo una memoria externa y tal vez este blog y "En Medio del Ruido" sean un buen método incluso si el papel brilla por su ausencia.

La semana pasada estuvimos viendo con Alejandro (The artist formerly known as Jairo) una película que en inglés se llama The Notebook. No la reconocí por el nombre ni las imágenes de la caja del DVD pero me fui acordando poco a poco a medida que la veía que sí la había visto. El problema es que lo que recordaba iba siendo tan poco y por destellos que me di cuenta que la había olvidado por completo. Incluso el final fue comletamente nuevo para mi.

El pánico me colmó al pensar de tantas cosas que pude haber olvidado y durante el fin de semana estuvieron ocurriéndoseme diversas formas de almacenar los recuerdos en otro sitio diferente a la mente. Si fue una lectura, recortar el artículo y archivarlo, si fue una película grabarla o al menos hacer una nota y archivarla. Y repentinamente me vi en una casa llena de archivos inmanejables de todo tipo que guardaban todos mis recuerdos y yo en medio de ellos abrumado por montañas de papel y gastando mi tiempo solo en anotar y archivar recuerdos que solo yo entiendo y que cuando yo muera no serán más que basura.

Aparece entonces esta herramienta como la más práctica al momento para anotar recuerdos. Tendré que hacerlo con método, incluyendo varios en el mismo artículo para poderlos leer fácilmente sin llenarme de cientos de comentarios uno por cada recuerdo.

Ahora solo estoy pensando en si olvidé algo de lo que pensaba incluir en este texto. Si aparece algo nuevo lo añadiré, y si no aparece es como si nunca se me hubiera pasado por la mente y nunca hubiera existido, entonces no me hará falta.

Postdata: 26 de diciembre de 2005: muchos días después frente a las hojas del libro, Mauricio Duque descubriría que la frase atriuida a Cien años de soledad estaba en realidad en El amor en los tiempos del cólera.

Al menos era de García Márquez. Entonces mi memoria sí me estaba jugando una broma.

3 comentarios:

stelle dijo...

Con el pasar del tiempo, puedes ver que tema tenías entre manos, que pensabas un día como hoy hace xxx años?

Bonito lo que escribes en relación a tu mamá.

Saludos

protheus dijo...

Hermoso escrito.
El tiempo no solo hace que olvidemos. también permite que mutemos.

rafico dijo...

Hola Mauricio
Bonita reflexión, de construirnos nuestra memoria de papel.
Pero que pasaría si uno pierde su memoria, si uno olvida lo que fue?
………………………………………………

Respecto a su anterior comentario. Como caminantes virtuales a través de esta nube de Blogs, son tantos los matices de las voces que resuenan, que solo convergemos en aquellas que nos cautivan, por ello lo entiendo.

Gracias por su comentario. Hasta pronto.

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados