20 abril 2006

En un prado cualquiera, en Bogotá


En un prado cualquiera, en Bogotá

10 comentarios:

Anita dijo...

Hermoso!!!!!......el post!!
Besos chilenos.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Anita, los dientes de león protagonistas del post te hacen llegar sus agradecimientos por el adjetivo y el fotógrafo también

Saludos

TonioV dijo...

No puedo dejar de ser comun para este caso y decir que me encanta soplar estos y tratar de secarlos (lo mas jodido e inoficioso) en un cuaderno... aunque las flores amarillas quedan bonitas.

Un saludo

::Caro:: dijo...

Excelente fotografia.. excelentes fotos.. en definitiva creo que no hay nada mas bonito.. que la naturaleza y capturar sus imagenes.... ummmm me hace suspirar..

un super saludo y acabas de ganarte una visitante frecuente :)

Pipe Toro dijo...

a mi no me hace suspirar.
a mi me dan ganas es de soplar.

Mauricio Duque Arrubla dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Mauricio Duque Arrubla dijo...

Tonio y Pipe, por si acaso, estos dientes de león los encontré durante la ciclovía el domingo pasado en los separadores de la avenida El Dorado frente al Can. Antes de estas fotos varios más se fueron volando como pipe desea. Hay muchos para soplar.

mazo dijo...

Increíble, hay ciertas cosas que se escapan a la vista de las personas encerradas en rutina, una vez detuve mi rutina para observar como durante dos horas un pequeño árbol en Paulo VI descargaba flores purprua ininterrumpidamente sobre la acera, era como estar en un película japonesa. Desde ese momento estoy pendiente de esas imágenes en la dizque fría y gris ciudad de Bogotá

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Hola Mauricio:

Te invito pasar por mi rincón, tengo un regalo para ti, pero también a tu señora Madre.

Todo lo mejor para ti.

PS: Gracias por cuidarme a la Maga.
PS2: Espero tus comentarios sobre la tarea que te dejo.

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Mazo, estamos de acuerdo. Bogotá dejó de ser gris y fría. Menos mal hay gente que descubre esos momentos mágicos como el tuyo. Hace muchos años iba en un bus por la avenida suba y mi compañero de asiento (un desconocido) me preguntó, viendo hacia la Escuela Militar: "¿No le parece bonito ese jardín?"
Quién pregunta eso a su compañero de bus, sin conocerlo, es alguien como de otro mundo.

Silmariat. Fue un placer cuidar a tu maga y yahice la tarea... al menos lo que supe

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados