07 abril 2006

Judas

Se ha dado a conocer de manera pública un documento del siglo III de nuestra era al que han dado en llamar El Evangelio de Judas. Dicen los sensacionalistas que pondrá a temblar la fe de los cristianos. Este puede ser un post aburrido para los ateos pero hoy vamos a hablar un poquito desde mi particular forma de ver el cristianismo. La llamo particular porque es la mía, no porque sea necesariamente extraña.

Fui criado por una madre fuertemente católica y me eduqué en un colegio de padres agustinos. Siento que los fundamentos de mi fe católica son fuertes, tanto que me aparto de ellos a ratos. Por eso desde hace años he pensado, tal vez porque lo oí de alguien y ahora no lo recuerdo, que Judas Iscariote, aquel que vendio a Jesús por 30 monedas, no fue sino un a herramienta en todo el proceso de la pasión, muerte y resurrección. Si el mismísimo hijo de Dios te dice que tú lo vas a traicionar, lo del libre albedrío se ve limitado a simple retórica. Además estaba profetizado desde siglos atrás y si Dios quería que su hijo único fuera traicionado, algún humano tendria que cargar esa cruz.

Ahora nos dicen que el evengelio apócrifo recién revelado muestra conversaciones privadas entre Jesús y Judas en la cual el primero acuerda con el segundo la traición para que el traidor conozca los secretos íntimos del reino de los cielos. Según nos lo cuentan suena de lo más sucio, porque es una especie de complot entre los dos, el cual cambiaría la forma de contar la historia. Habrá que ver si es eso lo que dice el documento, porque como las noticias nos llegan en medio de tanto ruido podemos estar recibiendo la versión tergiversada de un viejo chisme.

Judas ha cargado con el estigma de ser el traidor a Jesús aunque para cumplir el llamado designio divino la figura del traidor sea imprescindible. Alguien tendría que ser el malo del paseo, Judas o cualquier otro. Pero la base de la doctrina cristiana es el perdón, también incluido en una cantidad de tradiciones místicas orientales, y ha sido de cierta forma hipócrita que Judas, el que traicionó al mismísimo Jesús no haya sido el primer perdonado. Si eso hubiese ocurrido desde hace muchos siglos, este susodicho evangelio no sería la noticia que hoy es.

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados