31 enero 2006

De negro humor

Con relativa frecuencia alguien me dice que tengo un humor negro. O que puedo tenerlo porque a veces también surgen chispazos que son un poco más brillantes. Algo debo tener, tal vez no tanto para ser humorista, pero debería ser capaz de poder escribir una que otra frase graciosa en estos textos casi diarios publicados en mi blog. Y no las encuentro.

He estado releyendo muchos de mis escritos para verlos con los nuevos ojos que me dan los días o semanas transcurridos entre su publicación apresurada y una nueve y crítica lectura. Si no fuera por el ejercicio de dejar las cosas como están, habría muchos que eliminaría o reescribiría. Se notan aquellos en los cuales puse un esfuerzo adicional en revisar y estructurar para obtener un producto ameno para los eventuales lectores. A veces pienso si más bien debería escribir menos y hacerlo con una mejor calidad. Este tema reaparecerá varias veces, estoy seguro, y encuentro una de sus primeras manifestaciones en la última entrada que escribí sobre Gabo en donde el reconoce que podría escribir por pura práctica y sin tripas.

¿Me hacen falta las tripas? A veces creo que sí y lo reafirmo cuando encuentro textos que me gustan de verdad y, vaya coincidencia, son aquellos que me tomaron un mayor tiempo ser construidos. No puedo comprometerme a dejar de escribir como lo hago, pero si haré algo para buscar que queden mejores.

Esto de escribir me gusta de verdad y quisiera dedicarme a esta actividad el resto de mi vida. Tendría casi 40 años para lograr escribir un texto con algo memorable si suponemos que alcanzaré la expectativa de vida colombiana y viviré tanto como mi mamá o mi papá que pasaron de los 77, los que cumpliría en cuatro décadas. Pero como no siento las tripas, ya estoy buscando la salida fácil de emplearme de nuevo, con un sueldo bueno y seguro, ocupando el tiempo que en la actualidad uso para escribir y leer, en producir algo de dinero. Estoy convencido que por las noches no escribiría y el televisor me absorbe cada vez que lo prendo para ver las noticias una y otra vez durante las horas de la noche anteriores a dormirme. Entonces el futuro de este blog no se ve muy bueno. Seguramente aparezcan escritos salpicados pero el tiempo de la revisión y el pulimento sería escaso.

La comodidad me abruma, sigo pensando si tomaré el año sabático planeado para escribir. La novela que empecé va como la tortuga y creo que será más fácil cumplir la idea de recopilar tantos textos hermosos o simpáticos que llegan por la Internet y hacer un libro con ellos. Con seguridad violaría los derechos de autor de muchos colegas si lo publicara, así que quedará para la familia y en formato electrónico o, como máximo, impreso en mi casa.

Y el humor blanco o negro sigue sin aparecer.

Postscriptum: Después de publicado este post, encuentro en Clarín un artículo sobre lo imprtantes que son las palabras y lo siento apropiado como coda.

30 enero 2006

Los de ruana

En Colombia tenemos un dicho: "La ley es para los de ruana." Bogotá es una ciudad muy fría y, para abrigarse, las clases más pobres usaban una prenda típica llamada ruana, muy del estilo de los ponchos en otros países. Hoy es empleada por los campesinos de los altiplanos colombianos pero poco en las ciudades. Entonces, la frase "los de ruana" cubriría a todos aquellos que estaban alejados de los círculos políticos y económicos. Es decir, aplicaría ahora para todos nosotros.

Encontré en El País, de España, una noticia que muestra que allá las leyes también son para los de ruana. Se acusa al presidente zapatero de incumplir la ley antitabaco y fumar en el Palacio de la Moncloa, sede del gobierno Español. Obviamente la acusación la hace la oposición pero seguramente es cierta. Y nos muestra cómo los que ostentan el poder (lo hacen con ostentación en realidad) se pasan por la faja las leyes que los involucran: "eso dejémoselo a los pobres".

Nuestros ministros y sus escoltas irrespetan las leyes de tránsito, no hacen fila ni esperan su turno, se benefician de los dineros públicos al igual que lo hacen sus familias. Y los de ruana seguimos aquí. Vamos a ver si en un gobierno como el de Evo Morales se mejora la situación. En los demás de Latinoamérica no puede negarse que se aplica la ley "según el marrano". Que los chavistas no me vengan a decir que ya no sucede eso en Venezuela. Su revolución solamente ha cambiado de dueño a las ruanas. Ahora son otros los beneficiados ilegalemente.

Busquemos una verdadera ideología donde no haya "ruanas" para nadie. Entre más de estas prendas existan tendremos una distribución más inequitativa de la pobreza. Y lo que debemos repartir es la riqueza.

29 enero 2006

Tanta agua en frente a mi


La garganta del diablo, Cataratas de Iguazú
Foto MDA, agosto 2004

Sentí que estaba cometiendo una locura cuando era inevitable el despegue. Sendos cinturones aferraban a los cuatro pasajeros del helicóptero que nos llevaría a sobrevolar las cataratas del Iguazú cuando recordé que, a veces, las alturas me dan pavor. Aunque sólo pasa con ciertos movimientos en los que de repente siento que no hay piso y me voy a escurrir cayendo al vacío. Como esta foto. El helicóptero daba uno de sus giros para permitir la mejor observación del lugar más hermoso que he visitado en mi vida, y el aparente piso se desplazaba hacia un lado. Solo quedaba escurrirme hacia las estruendosas caídas de agua.

Me acompañó la fortuna de ubicarme en el asiento delantero de la nave, junto al piloto, así que la vista era la mejor que podía tener cualquiera de los atrevidos que abordamos el helicóptero. Debajo mío no estaba ninguna plataforma sino una continuación de la lámina transparente del frente. Así que aparentaba no haber sino el aire, y el asiento al cual me encontraba amarrado flotaba sin apoyarse en nada. Desde mi silla levitante terminé el rollo de mi cámara de película y tomé varias fotos más con la digital que me habían prestado. Cuentan que antes los helicópteros descendían muy cerca de las cataratas. Hoy no es permitido, buscando la conservación de la fauna.

En Sao Paulo, el hombre que me conducía del aeropuerto al hotel me lanzó la siguiente frase cuando supo que mi viaje seguiría en dirección a Foz de Iguazú: "Usted nunca va a volver a tener tanta agua en frente suyo". Cuando iba en la lancha que se introduce entre la turbulencia del agua y lo lleva a uno hasta la misma boca de la Garganta del Diablo recordaba esas proféticas palabras, con la certeza que nunca enfrentaría una contundente verdad como la que contaminaba esta frase.

27 enero 2006

En cuidado intensivo

Estos árboles estan en tratamiento. Parece que los están tratando... de exterminar.
Esta es nuestra Bogotá

Foto publicada en El Tiempo, sección Bogota: La chambonada del día, el 31 de enero de 2006



Fotos MDA

El último jueves de las madres de la Plaza de Mayo

Así es. Las Madres de la Plaza de Mayo han venido realizando marchas desde hace 1500 semanas en procura de respuestas a la pregunta ¿dónde está mi hijo, mi hija o lo que queda de él o ella? Dejan de hacer su Marcha de la Resitencia que duraba un día completo. Pocas veces podemos ver de manera tan clara el fin de una era. Usualmente esos cambios son paulatinos y cuando los notamos estamos en otro momento histórico y se nos fue el último capítulo de la novela, sin darnos cuenta.

Debe ser reconfortante para Argentina poder sentir el cambio que se ha producido y permite a las madres desmovilizarse, palabra de moda en Colombia en estos días. Sienten un cambio en el momento político en Latinoamérica que les da tranquilidad, esperanzas. Por múltiples razones Colombia se mantiene distante de ese cambio político, de tan diversas características, sucedido en nuestro continente. Pero no deja de causarme alegría notar que las situaciones van cambiando, aunque no esté de acuerdo con el camino que han tomado todas. Hay una que otra oveja descarriada, como la oveja de Monterroso, pero no la vamos a pasar por las armas para que nuestro pueblo se ejercite en el arte de la escultura ni en ninguno otro.

No voy a negar la envidia que me da a veces ver la ciudadanía organizada protestando contra lo que ve incorrecto. As÷i sea en grupos pequeños como las madres de mayo. En Colombia nos hemos acostumbrado a la situación y cada uno protesta en silencio desde su casa. Ha habido cientos de razones diferentes por las cuales protestar masivamente y de manera reiterada. En pocas se ha logrado la convocatoria. Somos cómodos y vemos como "el país se derrumba y nosotros de rumba", como ha dicho la sabiduría de los muros desde hace décadas.

Mi reconocimiento a la valentía, la resistencia, el valor de las madres de Mayo. Gracias por el mensaje, gracias por el ejemplo. Ahora tienen libres 24 horas que antes tenían comprometidas. ¿A qué se van a dedicar?

Las seguiremos viendo en las rondas alrededor de la pirámide de la plaza, aunque ya no en las extenuantes jornadas de 24 horas que tuvieron hasta ayer.

Más allá de la ficción

Cuando las ventas de un libro las determina si aparece o no en el show de Oprah Winfrey corremos riegos absurdos. Como el de reconocer que la supuesta verdad contada por el autor termine siendo "una idea". O una mentira, como ella misma tuvo que reconocer en su programa. Si el libro del escritor James Frey, "A Million Little Pieces", resultó incluyendo ficción, alterando apartes de su vida para darles más dramatismo y hacer que se vendiera más, termina siendo culpa de todos. Se resume en una sola causa: es culpable el sistema que favorece los libros en los cuales la gente sufre, como en las películas, porque así venden más.

Terminan perjudicados todos menos el autor que ha recibido una inusitada nueva publicidad; aunque, como son los gringos, no sería extraño que terminara demandado por cada uno de los compradores o lectores de sus dos millones de copias vendidas. Perjudicado el escritor de "no ficción" porque ahora tiene que recopilar pruebas adicionales de que su libro no incluye alteraciones de la verdad, algo casi imposible; o advertir que su libro puede tener algunas "dramatizaciones y alteraciones de la verdad causadas por el largo tiempo transcurrido entre los acontecimientos perdidos en la bruma del pasado y el momento de la escritura del libro, al igual que por ligeras licencias literarias tomadas por el autor, los correctores y los editores."

Los lectores van a dudar de ahora en adelante de cualquier libro que se denomine "memorias" o caiga en esa categoría así su nombre sea diferente. Los editores se curarán en salud y exigirán demostraciones y juramentos al igual que exhibirán documentos legales en los cuales se eximen de la responsabilidad y se la adjudican por completo al autor.

Y terminamos todos en esta maraña de acusaciones, salvamentos de voto, demandas y llantos. Cada uno se excusará y terminaremos los lectores como culpable al no haber nadie dando la cara. La cultura del atajo, de la trampa. Nos dicen que los latinos somos maliciosos por herencia reciba del acervo árabe en los españoles y de los indígenas americanos. No hay tal. Todos los humanos tenemos en los genes la proclividad al fraude. No importa cuánta melanina lleve nuestra piel o cuántas esposas tengamos.

Los añadidos del señor Frey terminan siendo como cuando los niños cuentan sus vacaciones a los compañeritos del colegio, agregando una cosita por aquí y otra por allá para que sea mejor a la del otro.

26 enero 2006

Grabadora de sueños

Qué tal si tuviéramos acceso a un aparato que grabara los sueños. Anoche tuve al menos tres con historias casi de thriller policiaco y solamente recuerdo fragmentos de uno de ellos. Eran como para escribir un guión y no tengo sino el recuerdo de que eran muy emocionantes.

Podríamos grabar los sueños y, al día siguiente, repetirlos y burlarnos de los tremendos absurdos que suceden en nuestra mente mientras dormimos. Algunas personas dicen que mientras soñamos estamos en otro mundo donde somos reales y esta existencia que creemos única es solamente el sueño de la otra. Inquietante.

Si es así podríamos tener la conciencia de recordar lo que nos sucede en la otra vida y transcribirlo al papel o los bites a veces que las ideas huyen y resbalan.

25 enero 2006

Gabo sin líneas nuevas

No es una buena Noticia. Gabriel García Márquez presenta un bloqueo creativo y hace más de un año no escribe una línea. Si alguien leyera periódicamente este blog notaría mi admiración y gusto por los escritos de Gabo, no todos, pero los que me gustan de verdad me conmueven.

Uno de los cuentos más bellos, desde mi parcializado punto de vista, es El ahogado más hermoso del mundo. Tal vez lo sea porque la primera vez que supe de él fue cuando lo oí contado por un fantástico cuentero Bogotano, Ricardo Cadavid, en el espacio de los miércoles de la Universidad Javeriana. Eso fue hace como 12 ó 13 años. Ahora, cada vez que lo releo, oigo entre mis oídos la voz de Cadavid. Me pasó eso con varios de los cuentos que más me gustan. Aunque también debo decir que una que otra vez me pasó lo contrario y gracias a Dios pude leer el cuento después de escucharlo para descubrirle su verdadero valor.

Un año de sequía. Yo puedo decir que mi caso es el opuesto, un año de producción abundante; aunque una frase de Gabo en la entrevista donde revela la terrible noticia me hace sentar los pies en la tierra sobre la calidad de los escritos: “Con la práctica que tengo, podría escribir una nueva novela sin más problemas, pero la gente se da cuenta si no has puesto las tripas”.

Escribir por escribir no es difícil. Producir algo sobresaliente, dentro de las capacidades de cada cual, es un trabajo agotador y no sale de buenas a primeras. Los lectores de este blog notarán que no hay mucho de sobresaliente en estos escritos. De haber alguno con esa característica escrito por mí, permanece en el cajón por aquello de la facilidad para el plagio en internet.

Aunque, si nadie me lee, ¿quién me va plagiar? Pura excusa para justificar mi falta de fluidez en este oficio.

24 enero 2006

Retrato

Un edificio en construcción cae en Nairobi, capital de Kenia, atrapando a los obreros que lo construían. Recuerdo el incendio de un centro comercial en Asunción y un programa en la televisión sobre las víctimas del terremoto de México en 1986. Tienen en común la corrupción y la búsqueda del beneficio propio perjudicando a los inocentes.

En Nairobi la causa fue una construcción deficiente, de las que hacen los que quieren ganar al máximo sin importar las consecuencias. En Asunción unos empresarios inescrupulosos cerraron las puertas para que el agente no huyera sin pagar cuando se declaró el fuego. En México, la mayoría de los edificios destruidos por el terremoto sufrían la misma osteoporosis del de Kenia en los materiales usados para construirlos y cayeron como naipes. En mi país podríamos incluir muchos casos para esta lista de la infamia.

No es exclusiva de estas tierras el ansia de enriquecimiento fácil. La mayoría de los humanos olvidamos elementos esenciales de solidaridad cuando de obtener bienes o dinero se trata. No importa si hay que acabar con la fauna de una reserva natural; hay que conseguir el alimento para cientos de personas y la supervivencia humana se impone a la naturaleza. Tampoco importa lo que se haga si necesito el dinero para el teatro casero que me permitirá ver el mundial de fútbol en un televisor más grande que el de mi vecino.

Siempre hay una excusa. Si el de al lado comete alguna falta o transgrede la moral es un delincuente merecedor de la cárcel más infame. Pero si lo hago yo siempre tengo un atenuante, una excusa y soy una pobre víctima del sistema injusto.

Doble moral. Sepulcros blanqueados. Los rostros de los humanos se contraen al ver al político ladrón pero se hacen los ciegos ante el espejo que muestra el rostro culpable. Menos mal no tenemos que vernos sino una vez al día y ya.

Y para completar cada vez somos más humanos sobre la tierra. Como las ratas de laboratorio, cuando hay demasiadas en una jaula empiezan a atacarse y surge el canibalismo. ¿Hace cuántos miles de millones de habitante pasamos el límite del hacinamiento en este planeta? Y nos comemos los unos a los otros.

23 enero 2006

De otro mundo

Carlitos es de esos presos que parece estar en prisión por pura equivocación. Fuentes es de esos pueblos donde las cárceles son un lujo. Carlitos está preso, pero goza de salidas transitorias por su buen comportamiento. Y tan bueno es que atendió la comisaría donde supondríamos estaría preso, para recibir una denuncia en ausencia de algún funcionario apropiado.

Y por ser tan correcto, Carlitos fue trasladado a otra prisión sin los beneficios a los cuales había logrado llegar. Pero sus vecinos recolectaron firmas, encabezados por el sacerdote del pueblo, y lograron que otro juez autorizara su regreso a Fuentes. Allí estará mientras se resuelve la acusación que lo tiene retenido. Un homicidio que habría cometido en defensa propia.

Fuentes está localido a 65 kilómetros de Rosario, en Argentina, pero pareciera estar en otro mundo.

http://www.clarin.com/diario/2006/01/21/sociedad/s-04501.htm

21 enero 2006

Una ballena en el Támesis

Una ballena andaba de gira por Londres. Dicen que se distrajo siguiendo peces, como una niña que, corriendo tras un globo suelto y gritando de alegría, se extravía de sus padres. Pudo ser también que tareara viejas canciones, de la misma forma que los humanos vamos por la calle pensando en quién sabe quién, o nos pasamos del paradero correcto del transmilenio porque andábamos recordando o imaginando los abrazos de quien nos cambió la vida.


Aunque la ballena iba cantando, y eso no lo dicen quienes la vieron, su inaudible canción buscaba sólo un par de oídos. Centenares de peces y unos delfines que anteriormente habían ido por allí cuentan que en algún segundo piso cerca del Támesis permanece una vieja sirena, quien hace cientos de años se exilió voluntariamente en la zona, mucho antes que se construyera la torre, el parlamento o el Big Ben. La ballena iba llamándola con sus cantos ancestrales. Hay quienes aseguran haber presenciado que desde una silla de ruedas se lanzó al agua una anciana con una enorme y dorada cola de pescado, según pudo verse al caer la manta que cubría la parte inferior de su cuerpo. Las vieron escapar río abajo saltando alegremente.

En la orilla quedó la silla vacía y un sirviente tan viejo como la anciana. Dicen que responde al nombre de Ulises.


Otra vieja foto de Cartagena, frente a San Pedro Claver
Foto MDA

20 enero 2006

The rocket man

En Estados Unidos fue publicado un libro del astronauta Mike Mullane llamado "Riding rockets" en el cual el autor califica a los transbordadores espaciales como la nave espacial más peligrosa. Tiene un sistema de escape para la tripulación como el que tendría el piloto de un bombardero en la segunda guerra mundial.

Entre sus razones se encuentran problemas culturales de la Nasa. Los pilotos saben que si se quejan por problemas conocidos es posible que la burocracia de la administración no los deje volar. Pasan agachados para poder llegar a la elite que ve el planeta desde fuera. Como en las películas gringas, permanecen callados; todo lo que digan puede ser usado en su contra.

Guardadas las proporciones, en Colombia las opciones para los pilotos de avión son limitadas y cualquier discusión que se tenga con las directivas de la mayor empresa que opera en el país los puede conducir a manejar aviones de carga en los llanos o a pilotear en la India o los Emiratos Árabes. Esta última no es mala opción pero no todos tienen la experiencia para lograrlo.

Los futbolistas están igual. Los que abran la boca son vetados y terminan entrenando por su cuenta esperando la oportunidad en cualquier equipo del exterior porque la mafia de los directivos no permite que se disienta.

Los ejemplos abundan en todos los gremios. Especialmente en Colombia, el que abre la boca corre peligros.

*El título de esta entrada es tomado de un cuento de Ray Bradbury del cual Elton John hizo también una canción.

Tapar el sol con un dedo

Ayer uno de mis muy escasos lectores me regaño por parcializado. En eso está la diferencia entre opinión y el periodismo normal. El periodista debe ser ecuánime; el que opina da su versión personal.

Los acontecmientos de ayer confirman lo que pienso de este caso. Todos los personajes le dan el beneficio de la duda a Pardo, por eso hablaba de su blindaje. Sin entrar a detallar si es culpable o no, ha salido casi ileso de este ataque. Muchos piensan que el gobierno ha manejado mal el caso, así terminara confirmándose que Pardo hizo algo ilegal.

Hasta los chismes hablan que Horacio Serpa está molesto por la pantalla que se está robando Pardo, en detrimento de los demás precandidatos especialmente Serpa. Y la mayoría de los analistas hablan de mayor o menor ganancia por Rafael Pardo en este escándalo.

Por el manejo torpe del gobierno y ese tufillo tiránico que se percibe a veces, cambié mi intención de voto. Antes iba seguro por Uribe, a pesar de las maniobras poco claras en la aprobación de la reelección. Ahora no estoy seguro, puede ser Pardo, o tal vez Antanas, o quien quita, pueda ser Uribe. Pero negar que se ha manejado el país en beneficio del candidato presidente es querer tapar el sol con un dedo.

¿El fin justifica los medios? ¿Una recuperación en la movilidad y la seguridad, un retroceso de las FARC, avalan abusos en otros aspectos de la política? No, desde mi punto de vista.

19 enero 2006

Obra de arte extraviada

En España andan buscando una obra de arte con un peso de ¡38 toneladas!. El museo Reina Sofía lo envío a una bodega de una empresa que entró en bancarrota y desapareció hace más de una década y desde entonces no hay rastro. ¿Será que, como en Colombia sucede con las tapas de los sumideros, alguien la vendió para convertirla en chatarra? Ahora que el hierro está tan caro en el mercado mundial....

Ojalá aparezca

Pardo, con Scotchgard

"Los gobiernos que no tienen limitaciones reales a su poder acaban siempre siendo sobornables y codiciosos." Esta frase fue tomada de este artículo del periódico argentino "La Nación" donde se habla del futuro del partido comunista de China. Sin embargo no fue sino leerla y aplicarla de inmediato a la realidad nacional colombiana. Los posibles opositores del gobierno en curso no van más allá de ser un recuerdo basado en pergaminos históricos. El otrora "glorioso" partido conservador se ha diluido casi hasta la extinción a punta de favores políticos y ausencia de jóvenes de empuje. El liberal trata de reponerse de daños autoinflingidos y actualmente está en poca capacidad de reaccionar efectivamente, especialmente porque cualquier opinión que exprese es vista como revancha contra el gobierno actual. No es así de cierto pero a eso hemos llegado.

Aunque realmente no podemos hablar de partido de gobierno. Muy bien lo expresó Financial Times cuando decía que la atracción es la de un solo caudillo pero sin un respaldo partidista ni de programas, lo cual es causa de incertidumbre y aumenta la calificación de riesgo para Colombia. Como dice el artículo del periódico argentino, estos gobiernos hegemónicos no tienen incentivos para reconstruirse y caen víctimas de sus propios errores. El desliz de esa famosa rueda de prensa por parte del a veces imprudente Juan Manuel Santos va a ir más lejos de lo que el presidente creyó y me atrevo a afirmar que le va a restar una gran cantidad de votos. Si la acusación hubiera sido hacia Horacio Serpa, el país hubiera considerado la posibilidad que fuera cierta sin hacer demasiadas preguntas. Al fin y al cabo fue él quien dijo que seguiría el modelo Bolivariano de Hugo Chávez y los colombianos somos muy dados a atar cabos precipitadamente.

Pero el gobierno no le teme a Serpa sino a Pardo. Sabe que en un hipotético caso de segunda vuelta contra Rafael Pardo las cosas no serían tan fáciles como lo serían con Serpa. Por eso empieza a desprestigiarlo pero de una manera tan torpe que puede ser su propia perdición. Pardo tiene un blindaje más fuerte contra este tipo de acusaciones que cualquier otro político en contienda. Por eso, de ser ciertas las afirmaciones, el gobierno debió haber sido cauteloso en extremo antes de divulgarlas porque se necesitarían pruebas contundentes y un fallo judicial antes de enlodar una imagen de honestidad como ningún candidato o precandidato tiene.

Pardo parece estar cubierto de Scotchgard®, esa película invisible que protegía los tapetes contra cualquier derrame. Le lanzan la inmundicia pero ella no lo toca. Un simple trapo (¿rojo?) y su imagen vuelve a estar limpia. Pero quienes le lanzaron esa mugre se salpicaron al lanzarla de manera tan infantil, y no tienen cómo librase de ella.

18 enero 2006

¿Clemencia para Clemenceau?

Nos cuentan de una manera romántica las penurias de un barco de guerra obsoleto de la armada francesa. Un portaviones de nombre Clemenceau anda errando como un barco fantasma por los mares del planeta ya que debido al alto contenido de amianto (asbesto como el del eternit para nosotros los colombianos) lo señala como un potencial generador de cáncer en quienes vayan a terminar de desarmarlo y convertirlo en chatarra.

Sucede que, por lo viejo del barco, cuando fue construido el material en cuestión no era catalogado entre las sustancias altamente perjudiciales. Fue pasando el tiempo y el amianto demostró su capacidad de generar cáncer a quienes hubieran sido expuestos a él. Cuando cayeron las torres gemelas, aparte del golpe sicológico, se generó pánico por el alto contenido de amianto en los restos pulverizados que se esparcieron por todo Manhattan y parte de New Jersey y Brooklyn. No supe en qué quedo aquello.

El caso del barco incluye el rechazo por diferentes países los cuales exigen que la desmantelación del barco se haga en Francia para que sean los franceses los intoxicados y no cualquier otro país que sea el elegido por su mano de obra barata, a una fracción del costo que tendría el proceso en el país europeo. Ha sido rechazado por Grecia, Egipto, India y seguro que deambulará permanentemente mientras la tripulación se siente en alguna forma proscrita, prohibida o expatriada porque no puede desembarcar de manera normal en algún sitio.

Las notas que he leído muestran el barco como un pobre inocente gigante que deambula sin el amor de nadie por el mundo. Pero un portaviones dista de caer ene sta categoría. Lo veo como parte de la escolta que aisló el atolón de Mururoa cuando Francia realizó sus últimas pruebas nucleares a inicio de los 90 contra las propuestas de medio mundo. Lo imagino circulando arrogante por los mares como muestra del poderío de uno de los países más importantes del mundo, mostrando sus dientes a todo aquel que intentara desviarse del rumbo "correcto" definido por nuestra cultura occidental.

Los que crean en la existencia del karma pueden decir que está recibiendo lo que dio en sus años mozos. Habrá que ver quiénes serán los anónimos obreros quienes en su ignorancia terminen desguazando este monstruo el cual recibiremos algún día en nuestros países en la forma de varillas de acero o algún producto que haya recibido este material en una fábrica china y con ligerísimas incrustaciones del amianto que no pudo ser eliminado del todo.

El portaviones pide clemencia. ¿Será esa una posible traducción libre de su nombre Clemenceau? Hará falta que alguien tenga la compasión de mostrarle el camino como una amable persona lo hizo en "El último viaje del buque fantasma" de Gabo.

http://www.elpais.es/articulo.html?xref=20060116elpepuint_5&type=Tes&anchor=elpporint&d_date=20060116

http://www.clarin.com/diario/2006/01/17/elmundo/i-02801.htm

17 enero 2006

Como de película argentina

Encontré en las noticias argentinas un caso muy a propósito para un guión cinematográfico al que se le dio poco despliegue en Colombia hasta el día de hoy, tal vez mañana lo publiquen.

Pues unos personajes utilizaron un túnel de varios años de construido para acceder a un banco del cual se robaron una buena cantidad de dinero en efectivo y el contenido de casi 150 cajillas de seguridad. Lo cinematográfico del caso es que 4 hombres llegaron en horario de funcionamiento del banco, retuvieron como rehenes a los clientes y empleados y empezaron una supuesta negociación con la policía, dándoles todas las señas de colaboración para evitar un asalto de fuerzas especiales y dividiendo a los rehenes en tres pisos del edificio para hacer aún más difícil una acción de comandos. Mientras un supuesto negociador dialogaba con las autoridades, los otros delincuentes hicieron abrir la bóveda donde se encontraba el efectivo y se dedicaron a asaltar las cajillas.

Una vez finalizado el saqueo, el negociador pidió una hora para definir la entrega y luego huyó con sus cómplices mientras la policía esperaba una respuesta del grupo que se iba a entregar. Para huir, los ladrones utilizaron un túnel que se construyó años atrás cuando se denunció una fuga de agua en los alrededores del banco. La empresa de aguas de Buenos Aires construyó un acceso de manera profesional el cual les facilitó la mitad del camino de las cloacas a las paredes del banco. Construyeron de manera artesanal el trayecto faltante y escaparon por un hueco en la pared el cual conducía al túnel y que fue hecho en el momento del asalto. Solo dejaron 15 centímetros de pared entre la vía de escape y la oficina del banco.

Cuentan también que para entrar el grupo de apoyo que estaba en el túnel y para salir toda la banda usaron balsas para cargar el pesado botín y movilizar a los cacos en su huída. Como en las películas, los sensores sísmicos del banco detectaron movimiento tres días antes del asalto pero no encontraron evidencia de algo raro y supusieron que estaban defectuosos. Para completar distrajeron aún más a la policía con una supuesta vía de escape por el techo la cual estaba con un explosivo, taparon el hueco en la pared con un armario, y colocaron un par de trampas más en las cañerías que los vieron huir.

Leí hace unos días sobre la leyenda urbana de los túneles de Ciudad de México y algo escribí sobre eso en este blog. Pues en Buenos Aires pasaron de leyenda a hecho real sin darle tiempo a la discusión filosófica sobre si existían o no.

Como siempre, nos sirve de consuelo a los colombianos saber que no somos los únicos malosos ni ingeniosos. Pero seguramente los de por acá van a aprovechar la lección para perfeccionar el método y superar a los maestros argentinos (aunque también dicen que pudo haber extranjeros en el grupo)

La iluminación necesaria

Ando encantado con esta nueva vida de desempleado con plata y ahora me llaman a que participe en un proceso de selección para volver a trabajar en lo mismo de antes. En realidad no es que esté aprovechando tanto el tiempo como escritor y hace falta una entrada de dinero fija para que el dinero en la bolsa de valores no se escurra en los gastos del día.

Si empecé este blog cuando tenía trabajo, puedo continuarlo si vuelvo a emplearme. Habrá que trabajar en la disciplina y pedirle a Dios, la virgen y los santos que me manden pedacitos de esta virtud todos los días y no muera el protoescritor en ciernes con medio capítulo de novela adelantado.

Que Dios y las ánimas me iluminen

“Permanezcan hambrientos. Permanezcan necios”

Es la primera vez que una entrada de este blog es dedicada completamente a un escrito ajeno. Se trata del discurso de Steve Jobs, fundador de Apple Computer, ante los graduados de la Universidad de Stanford, el pasado mes de junio. No se trata de un texto técnico. Anda vagando por el internet desde hace meses.
-----

“Tengo el honor de estar con ustedes hoy en la ceremonia de graduación de una de las mejores universidades del mundo. Nunca me gradué de una universidad. La verdad sea dicha, esto es lo más cerca que he estado de una graduación universitaria. Hoy quiero contarles tres historias de mi vida. Es todo. No es gran cosa. Solo tres historias.

La primera historia es sobre conectar los puntos. (Agregado del traductor: cómo experiencias pasadas en tu vida, aparentemente intrascendentes o aisladas, se conectan con otras en formas inesperadas).

Yo me retiré de Reed College después de los seis primeros meses, pero luego permanecí dando vueltas por allí 18 meses antes de salir realmente. ¿Por qué me retiré?

Comenzó antes de que yo naciera. Mi madre biológica era una joven soltera graduada de la universidad, y decidió ofrecerme en adopción. Pensaba con vehemencia que yo debería ser adoptado por graduados universitarios, así que todo estuvo arreglado para que así fuera, por parte de un abogado y su esposa. Excepto que cuando nací decidieron a última hora que realmente querían una niña. Así que mis padres, otra pareja que estaba en una lista de espera, recibieron una llamada en medio de la noche preguntando: “Tenemos un niño inesperado, ¿lo quieren?”. Ellos dijeron: “¡Claro!”. Mi madre biológica más tarde se dio cuenta de que mi madre nunca se había graduado de la universidad y que mi padre no se había graduado del bachillerato. Ella se rehusó a firmar los papeles finales de adopción. Solo se ablandó unos meses después cuando mis padres prometieron que yo iría algún día a la universidad.

Y 17 años después fui a ella. Pero ingenuamente escogí una que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres de clase trabajadora fueron gastados en mi matrícula. Después de seis meses, no pude ver el valor. No tenía ni idea qué quería hacer con mi vida y cómo la universidad iba ayudarme a resolverlo. Y estaba aquí gastando todo el dinero que mis padres habían ahorrado en su vida. Así que decidí retirarme y confiar en que todo saldría bien. Fue un poco aterrador en aquel tiempo, pero mirando retrospectivamente fue una de las mejores decisiones que he tomado. Al momento en que me retiré pude dejar de tomar las clases obligatorias que no me interesaban e ingresé a otras que lucían interesantes.

No todo fue romántico. No tuve un dormitorio, así que me acosté en el suelo de las habitaciones de mis amigos, reciclé latas de Coca-Cola por cinco centavos para comprar comida, y caminé siete millas cada domingo para conseguir una buena comida en el templo de Hare Krishna. Lo amaba. Y muchas de las cosas con las que tropecé siguiendo mi curiosidad e intuición se convirtieron en invaluables más tarde. Déjenme darles un ejemplo:

Reed College en esa época ofrecía quizás la mejor instrucción de caligrafía en Estados Unidos. A través del campus, cada cartel, cada sello en cada gaveta estaba hermosamente caligrafiado a mano. Dado que me había retirado y no tenía que tomar las clases normales, decidí tomar una de caligrafía para aprender cómo hacer esto. Aprendí sobre las tipografías serif y san serif, sobre la variación de la cantidad de espacio entre diferentes combinaciones de letras, sobre lo que hace grande a una tipografía grande. Era hermoso, histórico, artísticamente sutil en una forma en que la ciencia no puede capturar, y yo lo encontré fascinante.

Nada de esto tenía siquiera una esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero años después, cuando estábamos diseñando el primer computador Macintosh, todo ello regresó a mí. Y lo diseñamos en el Mac. Fue el primer computador con tipografía hermosa. Si no hubiera ingresado en ese simple curso en la universidad, el Mac nunca habría tenido múltiples tipografías o fuentes proporcionalmente espaciadas. Y ya que el Windows solo copió el Mac, es probable que ningún computador personal las hubiera tenido. Si nunca me hubiera retirado, nunca hubiera ingresado en esta clase de caligrafía, y los computadores personales podrían no tener la hermosa tipografía que tienen.

Claro, era imposible conectar los puntos (experiencias) proyectándolos hacia adelante cuando estaba en la universidad. Pero fue muy, muy claro, mirando atrás diez años después. De nuevo. No puedes conectar puntos (experiencias) mirando adelante; solo puedes conectarlos mirando atrás.

Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro. Tienes que confiar en algo – tus tripas, el destino, la vida, el karma, lo que sea-. Esta aproximación nunca me ha decepcionado, y ha hecho toda la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre amor y pérdida.

Fui afortunado: encontré temprano lo que amaba hacer en la vida vida. Steve Wozniak ‘Woz’ y yo comenzamos la empresa Apple en el garaje de mis padres cuando yo tenía 20 años. Trabajamos duro, y en 10 años Apple había pasado de ser solo nosotros dos en un garaje a una compañía de 2.000 millones de dólares con más de 4.000 empleados. Habíamos presentado nuestra más fina creación –el Macintosh- un año antes, y yo apenas llegaba a los 30. Y entonces fui despedido. ¿Cómo puede ser despedido de la compañía que usted mismo creó? Bien, mientras Apple crecía empleamos a alguien que pensé era muy talentoso para manejar la compañía conmigo, y durante el primer año o más las cosas estuvieron bien. Pero entonces nuestras visiones del futuro comenzaron a apartarse hasta que tuvimos una discusión. Cuando ocurrió, nuestra junta de directores lo apoyó a él. Así que a los 30, estaba fuera. Y muy públicamente. Lo que había sido el foco de toda mi vida adulta se había ido, y fue devastador.

No supe realmente qué hacer por algunos meses. Sentí que había dejado por el suelo a la generación previa de empresarios, que dejé caer la posta mientras me la pasaban. Conocí a David Packard y Bob Noyce y traté de disculparme por haber errado tan gravemente. Fue un fracaso muy público, e incluso pensé irme del valle (Silicon Valley). Pero algo comenzó lentamente a despertar en mí –todavía amaba lo que hacía-. El giro de los eventos en Apple no había cambiado eso en nada. Había sido rechazado, pero estaba todavía enamorado. Y decidí comenzar de nuevo.

No lo vi entonces, pero es cierto que haber sido despedido de Apple fue la mejor cosa que pudo haberme pasado. El letargo de ser exitoso fue reemplazado por la claridad de ser un principiante de nuevo, menos seguro de todo. Me liberó para entrar a uno de los periodos más creativos de mi vida.

Durante los siguientes cinco años, comencé una compañía llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una asombrosa mujer que llegaría a ser mi esposa. Pixar continuó para crear la primera película animada completamente por computador, Toy Story, y ahora es el estudio de animación más exitoso del mundo.

En un giro sorprendente de eventos, Apple compró NeXT, yo retorné a la compañía, y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón de su actual renacimiento. Y Laurene y yo tenemos juntos una maravillosa familia.

Estoy seguro de que nada de esto hubiera pasado si no hubiera sido despedido de Apple. Era una medicina de horrible sabor, pero supongo que el paciente la necesitaba. Algunas veces, la vida te golpea en la cabeza con un ladrillo. No pierdas la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantenía fue que yo amaba lo que hacía. Tienes que encontrar lo que amas. Y eso es cierto tanto para tu trabajo como para tus amantes. Tu trabajo va a llenar una gran parte de tu vida, y la única forma de estar verdaderamente satisfecho es hacer lo que crees que es un gran trabajo. Si no lo has encontrado todavía, sigue buscando. No te conformes. Como en todos los asuntos del corazón, sabrás cuándo lo encuentres. Y como cualquier gran relación, solo mejora mientras los años pasan. Así que sigue buscando hasta que lo encuentres. No te conformes.

Mi tercera historia es sobre la muerte

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo así como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día seguramente estarás en lo correcto”. Esto me impresionó, y desde entonces, los pasados 33 años, me he mirado en el espejo cada mañana y me he preguntado a mí mismo: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿desearía hacer lo que estoy a punto de hacer?”. Y como quiera que la respuesta por muchos días en fila ha sido “No”, sé que tengo que cambiar algo.

Recordar que estaré muerto pronto es la más importante herramienta que he encontrado para hacer grandes elecciones en mi vida. Porque casi todo – las expectativas externas, todo orgullo, todo temor de vergüenza o falla- estas cosas desaparecen al enfrentar la muerte, dejando solo lo verdaderamente importante. Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Siempre estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.

Hace cerca de un año se me diagnosticó cáncer. Tuve una escanografía a las 7:30 de la mañana, y claramente mostraba un tumor en mi páncreas. Ni siquiera sabía qué era un páncreas. Los doctores me dijeron que casi seguramente era un tipo de cáncer incurable, y que no debería esperar vivir más de tres o seis meses. Mi doctor me aconsejó ir a casa y poner en orden mis asuntos, que es el código médico para prepararse para la muerte. Eso significa tratar de decir a tus hijos en solo unos meses todo lo que pensaste tendrías que decirles en los próximos 10 años. Significa asegurarte de que todo está ajustado de forma tal que sea lo más fácil posible para tu familia. Significa despedirse.

Viví con el diagnóstico todo el día. Esa noche tuve una biopsia, en la que metieron un endoscopio a través de mi garganta, estómago e intestinos, pusieron una aguja en mi páncreas y tomaron algunas células del tumor. Estaba sedado, pero mi esposa, quien estaba allí, me dijo que cuando ellos vieron las células bajo el microscopio los doctores comenzaron a llorar al darse cuenta de que era una rara forma de cáncer pancreático que es curable con cirugía. Tuve la cirugía y estoy bien ahora.

Esto es lo más cerca que he estado de enfrentar la muerte, y espero que lo sea por algunas décadas más. Haberlo superado me permite decirles esto con un poco más de certeza que cuando la muerte era un concepto útil pero puramente intelectual:

Nadie quiere morir. Incluso la gente que desea ir al cielo no desea morir para ir allí. Y sin embargo la muerte es un destino que todos compartimos. Nadie ha escapado a ella. Y es como debería ser, porque ‘La Muerte’ es probablemente la mejor invención de La Vida. Es el agente de cambio de la vida. Saca lo viejo para hacer camino a lo nuevo. Ahora lo nuevo son ustedes, pero algún día, no lejos de ahora, ustedes llegarán a ser gradualmente lo viejo y serán sacados. Siento ser tan dramático, pero es cierto.


El tiempo de ustedes está limitado, así que no lo desperdicien viviendo la vida de otros. No sean atrapados por el dogma, que es vivir con los resultados del pensamiento de otra gente. No dejen que el ruido de las opiniones de otros acallen su propia voz. Y más importante, tengan el coraje de seguir su corazón e intuición. Ellos de alguna forma ya saben lo que ustedes verdaderamente quieren llegar a ser.

Todo lo demás es secundario.

Cuando yo era joven, había una publicación llamada ‘The Whole Earth Catalog’ (El catálogo completo de la Tierra’), que fue una de las biblias de mi generación. Fue creada por un colega llamado Stewart Brand, no lejos de aquí, en Menlo Park, y la trajo a la vida con un toque poético. Esto fue a finales de los 1960, antes de los computadores personales y la edición de escritorio, así que fue hecha con máquinas de escribir, tijeras y cámaras polaroid. Fue algo parecido a Google en papel periódico, 35 años antes de que Google viniera: fue idealista, muy abundante en herramientas pulcras y grandes nociones.

Stewart y su equipo publicaron varios números del ‘The Whole Earth Catalog’ y luego, cuando había hecho su camino publicaron un número final. Fue a mediados de los años 1970, y yo tenía la edad que tienen ustedes. En la contraportada de su número final había una fotografía de un camino del país, temprano en la mañana, de la clase que ustedes podrían encontrar haciendo auto stop si fueran aventureros. Debajo estaban las palabras: “Permanece hambriento. Permanece necio”. Fue su mensaje de despedida. Y siempre he deseado eso para mí mismo. Y ahora, mientras empiezan aquí de nuevo, deseo eso para ustedes.

“Permanezcan hambrientos. Permanezcan necios”

Junio de 2005

15 enero 2006

¿Clandestinos en Cartagena?


En enero o febrero de 2002 estuve en Cartagena y me escapé una tarde a tomar fotos. En esa mismo viaje me tomé el espresso exquisito en la piscina del hotel Santa Clara (Ver "Mi Experiencia con Café Juan Valdez"). Entre idas y vueltas encontré esta pareja y hace poco pensé en la posibilidad de enviar la foto a un concurso porque me parece que dice mucho. Pero me surgió la inquietud de que fuera una pareja clandestina y les hiciera daño la divulgación. Publicarla aquí no es problema, al fin y al cabo a este sitio no entro sino yo y algún que otro perdido en la internet.

Y hablando de Cartagena, va a haber un acontecimiento llamado Hay festival, encuentro de escritores. Dudé una semana en asisitir por aquello del dinero. Hoy cuando me decidí a inscribirme ya estaban agotados los cupos. "Procrastination" lo llaman en inglés, posponer y posponer lo que se debe hacer y es inevitable. En español también existe la palabra procrastinar así parezca un horrible traslado directo entre idiomas pero tiene su origen en el latin procrastinare. Significa diferir, aplazar.

14 enero 2006

No por ser natural un producto es inofensivo

Una niña de seis meses murió en Cali por un bebedizo con ruda, alcohol y azufre administrado al parecer por un yerbatero. Y se pide a gritos un control sobre los vendedores de estas hierbas para que no mueran más inocentes.

Sucede que en Colombia y en muchos otros lugares del mundo, ha tomado mucha fuerza la tendencia de catalogar todo lo de origen "químico" como peligroso y todo lo "natural" como inocuo y beneficioso. Nuestro organismo funciona a punta de química (bioquímica) y no por eso somos perjudiciales aunque hay unos cuantos por ahí que son verdaderos tóxicos. Por estos prejuicios muchas personas rechazan de plano o reciben a regañadientes los medicamentos de la medicina alopática (la de nuestros médicos comunes y corrientes, los de ls EPS e IPS). Y muchas más buscan confiadamente las plantas que la tradición dice son efectivas contra males físicos, emocionales y espirituales. No hay nada más imprudente que encasillar las drogas, en su más amplio significado, en inofensivas y perjudiciales según su origen.

Cuando hablo de estos temas con alguien que defiende el producto administrado por ser natural y por eso se siente tranquilo le cuento el caso del filósofo griego Sócrates, condenado a la muerte por medio de la toma de un brebaje a partir de cicuta, un elemento ciento por ciento natural, hallado de manera silvestre. De la misma forma le hablo de los abortos producidos por árnica o del cianuro que se obtiene de ciertas almendras. Incluso hay cuentos sobre ingerir alcohol y semillas de sandía, pero de eso no conozco más que la leyenda que cuenta mi mamá.

El problema en el país no es la presencia de yerbateros. El problema es la ignorancia. De los consumidores que preparan o preparamos una menjurje con una planta que no tenemos certeza si es la correcta y no sabemos si nos va a servir de verdad, tal vez dando tiempo a la enfermedad a progresar. Ignorancia de los yerbateros porque aunque muchos conocen de los efectos benéficos y perjudiciales de los productos que preparan, otros no tiene mucha idea y en general su capacidad de diagnóstico es limitada o nula. De los médicos tradicionales quienes tanto en la academia como en su ejercicio profesional son educados en el modelo basado casi totalmente en medicamentos de síntesis y saben poco o nada de la medicina tradicional. Entonces la recomendación enfocada hacia que sean ellos quienes formules las medicinas basadas en plantas es tan ingenua como ineficaz.

El problema es estructural y es por puros paradigmas. Hay de todas las clases y ninguno es ciento por ciento acertado, como es habitual. Las medicinas de síntesis no son completamente seguras pero bajo la supervisión de un médico capacitado pueden controlarse sus efectos secundarios o establecer un balance adecuado beneficio/riesgo. Tampoco es verdad absoluta que los productos naturales son lo mejor del mundo (ni tampoco lo peor), es cuestión de su administración por profesionales entrenados y la limitación a un listado de plantas con verdaderos efectos terapéuticos aunque nos quedará por discutir el tema de la dosificación y la duración del tratamiento en estos productos. El potencial beneficio de las preparaciones a partir de la naturaleza se diluye por la incapacidad de manejarlos correctamente y por casos como el de la niña de Cali, los cuales restan credibilidad a plantas de verdad curativas.

Pero al igual que en la política, somos tan crédulos con lo que nos dicen y hay tanto incompetente del lado de quienes nos deben dirigir, que vamos al barranco sin poder nosotros hacer mucho al respecto.

Un plato de lentejas chavistas

Encuentro un pequeño artículo sobre la opinión de Felipe González, ex presidente español, sobre Hugo Chávez. Dice que no piensa que sea una alternativa de izquierda y se siente más cerca de otras expresiones de ese sector de la política.
http://eltiempo.terra.com.co/inte/latin/noticias/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2691246.html

Y me animo a escribir lo que se me había ocurrido a la carrera hace unos días. Pienso que lo peor que le puede pasar al movimiento de la izquierda democrática de latinoamérica es la permanencia de Chávez en el poder, de la manera autocrática como lo está ejerciendo. Todos tendremos el temor que nuestras opciones de izquierda se tuerzan hacia él y se les puede juzgar a todos con la sombra de este petrodictador.

¿Qué sería del liderazgo de Chávez (no de Venezuela aunque tiene cómo lograrlo) si no tuviera tanto miles de millones de dólares ajenos para regalar? Son ajenos porque son del pueblo venezolano y no del gobierno de turno, y éste los está dilapidando, según nos cuentan diversas fuentes. Pero el tema no es ese, sólo que si el de Chávez fuera un gobierno clase media como los demás y no un oligarca venido a más repentinamente, su aceptación sería otra. La mayoría de los gobiernos que le hacen caritas y sonristas lo hacen por su abultado bolsillo. De otra forma sería un mamarracho estilo Fidel Castro o Abdalá Bucaram.

Lo malo es que el flujo de dólares le va a durar años y hay más de un gobernante o candidato a serlo dispuesto a vender la historia futura de su país por un plato de lentejas chavistas.

13 enero 2006

La cruda realidad sobre los amigos

El 9 de enero pasdo escribí algo sobre cómo los amigos nos abren las puertas (Los caminos y las puertas http://enmediodelruido.blogspot.com/2006/01/los-caminos-y-las-puertas.html) y sólo hace poco me di cuenta que me estaba refiriendo ni más ni menos que a las influencias y "palancas". Lo entendí cuando un amigo de la casa con todos los pergaminos para ingresar a Avianca en uno de sus últimos procesos de selección, no fue escogido a pesar de ser notoriamente superior a muchos otros. La razón de esa exclusión fue la última etapa del proceso, la que no se basa en las aptitudes y capacidades sino, cuando todos los preseleccionados son suficientemente aptos, en las influencias y conocidos que tenga cada uno.

Pues nuestro amigo es piloto en Estados Unidos, es instructor de vuelo, tiene la licencia de FAA y tiene bastantes horas de vuelo. No creo que haya muchos en Colombia con ese perfil. Y fue descartado en la última fase.

Pues los amigos nos abren las puertas o la ausencia de ellos nos las cierra. Había escrito la entrada del 9 de enero con algo de romanticismo e idealismo. Hoy tengo que cambiar al pragmatismo de nuestra realidad. Hay que buscar algunas influencias en la Aerolínea para que en un futuro, además de sus capacidades, haya algo de ayuda "divina" al final del túnel.

Al menos las influencias llegan al final cuando todos los escogidos nos pueden conducir de un lugar a otro con seguridad, en el momento en que decidamos volar en esa empresa. No como en el gobierno donde primero están las palancas, garantizando que no habrá nadie idóneo en esos cargos.

Exabrupto del mercadeo

Desde finales del año pasado estamos recibiendo una publicidad por los medios masivos de comunicación que es un claro irrespeto del idioma. La compañía Orbitel lanzó un sistema de llamadas sobre protocolo IP el cual utiliza un dispositivo electrónico conectado a las conexiones de banda ancha de internet. Han dado por llamar "voipiador" al aparato y de paso crearon el verbo "voipiar".

Claramente es un recurso publicitario eficaz especialmente si se tiene en cuenta que han solicitado el registro de la marca "voipiador" ante la Superintendencia de Industria y Comercio por lo cual nadie más podrá usar ese término. Pero es horrible oir nuestro idiamo tratado en una forma tan miserable. Se me ocurre pensar que en inglés sí se use un verbo "to voip"del acrónimo que signifa Voice Over IP. Pero es que el inglés es especialmente maleable y dúctil permitiendo la creación de este tipo de nuevas palabras aunque en realidad no se si será adecuada incluso en ese idioma.

¿Será que alguien se ha quejado? voy a buscar ahora mismo el sitio de internet de la compañía involucrada y me quejaré. Tal vez no sirva de mucho, aunque de pronto haya gente como yo, indignada por el irrespeto de un Gerente de Mercadeo quien de manera creativa en exceso arrolla las normas del lenguaje para lograr que su marca sea reconocida por los usuarios.

10 enero 2006

Publicado en semana.com

Sirve para el ego, aunque releyéndolo me da algo de pena lo que escribí hace más de un mes. También está incluido en este blog pero el vínculo siguiente es de la revista Semana

http://semana.terra.com.co/opencms/opencms/Semana/articulo.html?id=92201

http://semana.terra.com.co/archivo/articulosView.jsp?id=92201

Releyendo a Gabo

Acabo de terminar "Vivir para contarla" el primer tomo, el único publicado al momento, de las memorias de Gabriel García Márquez. Fui a donde mi suegra en busca de Cien años de Soledad para releerlo y, aunque no lo encontré, sí hallé esta obra que no conocía.

Gabo es uno de los escritores que más me gusta, así parezca respuesta de reina de belleza. Su manera de usar el lenguaje me encanta aunque tengo que confesar que el primer libro que leí de él no me gustó para nada. La Hojarasca, su primera novela; lo enfrenté cuando estaba en segundo de bachillerato, el mismo año que, a pesar del terror del rector del colegio, leí "Metamorfosis" de Kafka. Quien lea esto crería que tengo un inmenso historial de lecturas y al parecer esa era la tendencia que en algún momento se extravió. Incluso cuando me encontraba con Rafael Mauricio Fonseca, compañero del colegio, me preguntaba qué estaba leyendo. Y en los últimos encuentros no supe qué responder. Eso fue hace casi 20 años.

Gabito, como lo llamaban en su familia desde muy temprana edad, nos cuenta tantas cosas de su vida haciendo énfasis en su camino a ser escritor, aunque allí la involucra toda hasta que viaja a Europa, donde finaliza el primer tomo. Mientras leía se me ocurrió una frase publicada hace un par de días en este mismo blog sobre los amigos, porque gracias a ellos García Márquez tuvo las oportunidades de mostrar sus capacidades, así como le debemos a los nuestros lo mismo todos los demás humanos. Nos muestra de dónde salieron muchos de sus personajes, algo sobre cómo escribir, mucho de quiénes fueron sus maestros y un montón de historias fantásticas de las mismas que nos suceden a todos y no las vemos así de hermosas hasta que la magia de un maestro nos las cuenta.

Tal vez no sea el mejor de sus librospero es muy bueno. Hace poco releí "El amor en los tiempos del cólera", me fascinó como la primera vez y es definitivamente más rico; al fin y al cabo son géneros diferentes. Pero como uno de los escritores más ricos, siempre es bueno releer sus libros. Tal vez vuelva a leer la hojarasca, con los ojos de hoy, lo mismo que los cuentos de sus primeras épocas que nunca me han gustado, todo lo contrario a otros como "El ahogado más hermoso del mundo", el primero en una hipotética lista que algún día concretaré de cuentos maravillosos.

También releeré algún día "El sonido y la furia" de Faulkner. Lo leí en sexto de bachillerato cuando unos compañeros de curso expusieran para la clase de literatura y no me gustó; en cambio Jaime Alberto Durán, uno de los del grupo expositor, hablaba maravillas de él. De nuevo, habrá que releerlo con los ojos de hoy, con los de un escritor en ciernes que trata de aprender de los maestros leyéndolos.

Gratas Sorpresas

Ayer estuvimos viendo con Clauz una de esa películas polémicas. Y la considero así porque acusa a la industria farmacéutica de manipular datos de la investigación clínica para beneficio económico. Creo que no es tan malo como lo muestra la película pero es evidente que hay mucho interés económico en ese sector.

Pero la grata sorpresa no fue por esa película sino por el corto colombiano que dieron antes. Una producción evidentemente caleña, se nota por la forma de hablar, pero con un manejo de la imagen y de la cámara bien chévere. Se llama tricolor fútbol club. La historia como siempre no es impresionante pero la mezcla de la imagen real con elementos de animación lo hace un muy buen ejercicio. A veces los cortometrajes colombianos son tan pobres que entre los que conozco éste sobresale gratamente.

Podríamos hacer un blog dedicado solamente a gratas sorpresas. Pero prefiero dejarlos en éste que recibe todo tipo de publicaciones: políticas, personales, artíticas y de todo lo que se ocurra.

09 enero 2006

La opción "deshacer"

¿Por qué no tenemos para nuestra vida la misma opción que se nos brinda en los programas informáticos? En ellos o al menos en la mayoría, si nos equivocamos de manera radical pulsamos la flechita que nos lleva hacia atrás y volvemos a el estado que teníamos antes del error.

Creo que pasar demasiado tiempo frente a la computadora me ha torcido las entendederas porque a veces, desde hace ya varios años, he necesitado encontrar el botón de la flechita cuando veo que el error ha sido monumental. Y no me queda más remedio que hacer lo de las avestruces y sumergir mi cabeza en lo primero que se me aparezca, como este blog.

¡Cómo nos malacostumbramos a estas facilidades! Cuántas veces además quisiéramos tener la opción copiar y pegar para trasladar las virtudes de algo o alguien a nuestra existencia, cómo nos gustaría empezar un documento en blanco con solo un comando del ratón y lo mejor sería poder guardar algo para retomarlo después cuando estamos agotados o abrumados por una tarea que no podemos suspender en la vida real.

Los que dicen que a través de las múltiples posibilidades de la física cuántica podríamos hacer este tipo de milagros me dirían que estoy en capacidad de lograrlo. El genio que se invente un sistema estilo Windows que popularice estas opciones se haría multimillonario.

Aunque si tuviéramos la opción "deshacer" tal vez nos pasaría lo que dice Augusto Monterroso en su fábula de la Fe y Las montañas: la gente dejó de tener fe porque las montañas andaban moviéndose de un sitio a otro y nadie sabía cómo encontrarlas. De la misma forma podríamos nosotros estar devolviendo la cinta (cada vez más escasas por causa de los CDs y DVDs) cuando alguien esté a punto de realizar su sueño más preciado. Y de repente se encuentra otra vez donde nosotros quisimos reiniciar el camino, sin consultar a los perjudicados.

De Las Crónicas de Narnia

Cuando leí el libro "El león, la bruja y el ropero" me pareció un libro soso y predecible. En realidad no me emocionó mucho entre otras razones porque estaba a la expectativa de una obra maestra como El Señor De Los Anillos. Tal vez ese fue el error.

Sin embargo los cortos de la película en cine anunciaban algo diferente y luego de verla empecé a pensar si no había dado el verdadero valor al libro. La producción del filme es muy buena y en verdad me gustó mucho. Esperaba una mayor presencia de la violencia y la guerra pero ésta apareció en su justa medida. ¿Por qué esperaba más combates si en realidad en el libro no parecen sino al final?

Esta pregunta me hizo pensar que había pasado el libro por encima, de carreras. Tal vez lo lea después porque ahora ando dedicado a García Márquez y cuando terminé ire a la Luis Ángel a retirar unos libros que ya tengo ubicados: poemas de Cummings y una antología de ciencia ficción.

En resumen, la película me parece una muy buena opción para todas las edades (cronológicas y del alma).

Los caminos y las puertas

Los amigos sirven para abrirnos las puertas a las oportunidades. Cuando supe esto entendí que las vidas son caminos que se cruzan en las puertas, las que nos abren los amigos. Nunca esos caminos son paralelos. Si sentimos que los amigos nos acompañan todo el tiempo es porque andamos por rutas tan enrevesadas que se cruzan cada rato.

Los amigos nos abren la puerta pero depende de cada uno alcanzar a meter el pie entre ella y el marco para que no se cierren de golpe.

07 enero 2006

Tres secuencias inolvidables

Aquí van las secuencias que más me han gustado en películas de cine. No soy experto en el tema y tengo cierta prevención por las películas calificadas con cinco estrellas (escala El Tiempo) porque suele pasar que son excesivamente buenas, como cine arte y aunque me gusta el cine diferente, a veces es un bocado tan sofisticado no hecho para este paladar inculto. Aunque ha habido películas con cinco estrellas, ejemplo Toy Story, memorables para mi.

Son tres las recordadas de forma permanente:

  1. La escena del tango en "perfume de mujer": Al Pacino (Frank) bailando "Por una cabeza" con una hermosísima joven, enseñándole a bailar tango (él a ella).
  2. La escena del piano bailando en medio de la tormenta en "La leyenda del pianista en el océano" (The legend of 1900)
  3. La persecución de carruajes en la versión de Drácula por Coppola
Si siguen apareciendo las seguiré añadiendo. Es que anoche estuvimos viendo de nuevo con Clauz "Perfume de mujer", en medio de las lágrimas los dos. Y recordé que no tenía anotada esta parte de mi vida en nigún lado. Y era mejor hacerlo por aquello de la "memoria de papel".

05 enero 2006

Deambula mi imaginación bajo las calles

La leyenda urbana de Ciudad de México habla de cientos o miles de túneles secretos bajo sus calles. Los historiadores y arquitectos actuales niegan tajantemente la consejas populares. Por los rincones de la ciudad se habla de conspiraciones políticas y amores prohibidos de los cuales fueron cómplices. En las oficinas burocráticas se afirma con certeza académica y científica que son consecuencia de la imaginación colectiva.

Prefiero acogerme a la imaginación y pensar en cuántas persecuciones cinematográficas, cuantos encuentros apasionados, cuantos miles de pesos volaron por los pasadizos. Aunque la ciencia y la razón indiquen que más allá de los túneles del metro no hay otros, escojo trasladarme a siglos pasados y deambular bajo las calles empedradas, bajo los palacios y las plazas, encontrándome parejas de enamorados, ladrones de cuello blanco y algún que otro fantasma perdido en la inexplorada red subterránea.

¡Que me busquen allí si algún día desaparezco!

No es cuento chino

Encontré en estos últimos días dos artículos en El Tiempo que hablan sobre la cultura china en la actualidad. El primero asegura que el 70% de los adolescentes chinos odia a sus padres por la alta exigencia de resultados a la que están sometidos dado que son la primera generación de hijos únicos, llamados los "pequeños emperadores". El otro habla sobre la falta de educación de los "nuevos ricos" chinos lo que los obliga a tomar clases de buenos modales. Encuentre los vínculos abajo aunque pueden no funcionar después de algunos días dado que este periódico restringe las consultas después de una semana.

Me pareció interesante hablar sobre China por muchas razones: es el próximo imperio dada la decadencia de los Estados Unidos y la aparente parálisis europea y rusa; por el contraste con nuestra cultura latinoaméricana donde por más fastidiosos que lleguen a ser nuestros padres nunca alcanzan ese grado de odio manifestado en China. También porque a veces pienso que a nuestros nuevos y viejos ricos también habría que darles esas clases de "etiqueta".

Lo que vemos en las calles, al menos en las bogotanas, es la manifestación de los malos modales de los ricos, su arrogancia y la de sus cuerpos de seguridad. No es necesario que sean nuevos aunque se hacen palpables los comportamientos de los enriquecidos a punta de negocios ilícitos y los de quienes adquierieron fortuna recientemente por medios legales o tal vez menos ilícitos. Manejan su vehículo de la misma forma, son igual de escandalosos en sus fiestas y los radios de sus automóvles, van a los mismos restaurantes y se hacen rodear del mismo tipo de personas. Tal vez se les reconoce algo en la forma de vestir y de hablar aunque cada vez esas fronteras son más difusas.

Hay muchos "viejos ricos" que se comportan de la misma manera y los podemos encontrar en la clase política y en los industriales que basan su éxito en la opresión de sus empleados y en ciertos negocios turbios. Sin embargo también se encuentran verdaderos caballeros y damas para quienes el dinero es una posibilidad más de enriquecer su vida en otros aspectos pero siguen siendo sencillos y humildes.

Parece que en China pasa lo mismo aunque por la Revolución Cultural estamos conociendo una generación que no fue educada en modales y les faltó instrucción de todo tipo porque el todopoderosos estado lo veía innecesario y contrario a la revolución. Allá, como acá, las costumbres no son necesariamente las más adecuadas al protocolo y es lógico que el recibir más ingresos no te convierte automáticamente en Gloria Valencia de Castaño.

Acerca del otro tema, me da vueltas en la cabeza eso de odiar a los padres. Las diferencias culturales entre este lado del planeta y el que en este justo instante pasa la noche hacen que sea posible ese comportamiento. Primero pienso que es parte del ruido suministrado por la prensa. Aunque retomando las costumbres de la revolución cultural y los regímenes comunistas totalitarios donde la persona pasa a un segundo plano y lo importante es el estado y la comunidad en general, no sería raro que se haya creado una independencia de tal magnitud que se piense que ese apego a la familia sea algo contraproducente para el sistema. Ahora que se funden las costumbre capitalistas con las socialistas debe haber una gran confusión.

¡Cómo hablo de basura!, dándomelas de sociólogo en esta ignorancia rampante. Simplemente percibo una gran diferencia con nuestra cultura donde, para bien o para mal, mantenemos los lazos fuertes con nuestro allegados por toda la vida y las figuras materna y paterna siguen marcando nuestros rumbos muchos años depsués de dejar el hogar donde crecimos, para formar el propio.

http://eltiempo.terra.com.co/vidadehoy/2006-01-05/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2678571.html
http://eltiempo.terra.com.co/vidadehoy/2006-01-04/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2678508.html

03 enero 2006

Intercambio, ¿humanitario?

Cuándo vamos a dejar de creer que las FARC tienen algo de humanitario. El famoso cambalache de retenidos (como quieran llamarlos cada bando) no pasa de ser una estrategia política para desprestigiar al gobierno de turno, y éste se está tomando uno largo, como cuando en los cajeros automáticos alguien se demora eternidades mientas esperamos en la fila.

Si los señores esos tuvieran algo de humanitario no hubieran dado la respuesta que dieron a la propuesta de los países extranjeros. Hubieran sobrepuesto el dolor de las familias, base de esta propuesta de acuerdo, a su táctica de no darle una foto para la propaganda electoral al presidente Uribe. Como dice Alfredo Rangel, cualquier cosa que hagan va en su contra. Si dicen que sí al acuerdo del intercambio sería aparentemente una victoria del presidente actual y si no, como lo hicieron, nos dan más razones para votar por él creyendo que los vamos a acabar a plomo con nuestro presidente en frente. Tal vez estemos muy equivocados en esto último porque el problema está más allá de fusilar a unos, pocos o muchos.

Viendo que de todas formas les van a echar el agua sucia, las FARC debieron haber facilitado de alguna forma el intercambio. Ahí el baldado hubiera sido con agua medianamente amarillenta y no negra como les está cayendo ahora.

Y los Europeos, idiotas útiles, todavía creen en la santidad de las guerrillas colombianas. ¡Qué tristeza! ¡Qué ignorancia!

Proyecto de este año

Hoy empiezo mi novela. Tengo definidos personajes, bases históricas y muchas ideas de ficción para enriquecer algo que se inciará en un evento histórico pero no pretende ser ni mucho menos un estudio sobre el tema. A partir de unos cuantos hechos se armará una historia que espero terminar antes de este fin de año. ¿será muy poco tiempo?

En un año hablamos de este tema pero seguiré metiendo ruido sobre otros con la mayor frecuencia posible.

02 enero 2006

El Miedo; el que hiere de lejos

En Bogotá, la nochevieja de 2005, Amelia, Sara y Tomasa se encontraban en el refugio que era su hogar. Las tres ancianas aguardaban un año nuevo más en su vida, uno de los muchos que ya habían pasado y uno de los pocos que restaban en sus vidas, según decían ellas mismas. Eso pensaban cuando un fuego de artificio que en Colombia llamamos "volador" se introdujo en su casa y causó un incendio. Los voladores son elementos pirotécnicos autopropulsados que están amarrados a una vara de vegetal (caña brava) y deben elevarse explotando en el cielo con un gran estruendo. Están incluidos en lo que en el país es llamado "pólvora" de un modo genérico.

Las mujeres no pudieron escapar de su casa. La pólvora manejada por aficionados se encuentra prohibida en Bogotá por la gran cantidad de quemados que ha producido a lo largo de la historia. Como siempre, no faltó el gracioso quien se creyó el "más macho" por violar las leyes y asegurar que sin pólvora no hay Navidad, no hay año nuevo. Hoy mientras pasa la borrachera no debe tener ni idea que tres personas murieron por su mano.

Los animales de la selva, personajes de El Libro de las tierras vírgenes de Rudyard Kipling, llaman de varias formas al ser humano pero hay dos que me impacataron desde la primera vez: "El Miedo" y "el que hiere de lejos" (porque es el único animal que puede herir a sus presas sin acercárseles). Nunca pensaron que el hombre (el animal sin pelos en la piel) puede herir sin acercarse a sus propios congéneres y es el miedo para sí mismo. Es su propio verdugo.

01 enero 2006

Quién soy yo


Este soy yo
Foto por Alejandro Ussa

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados