14 abril 2007

Lo mató este alcalde

En Bogotá estamos una vez más consternados por la tragedia causada por la imprudencia de uno de los conductores de transporte público. Ver la noticia aquí. En todas partes comenzamos a opinar sobre los responsables. Yo contribuyo aquí con mi opinión.

Yo pienso que la culpa es del Alcalde. A él es al que deberían judicializar por homicidio. Ha sido condescendiente con la mafia del transporte que he permitido mantener el statu quo de los abusos de los conductores que se originan en los abusos de los dueños. Pero ellos no tienen la culpa. A ellos se les ha permitido legalmente ese abuso así que la culpa la tiene quien lo ha permitido. El AlcaLdUCHO.

El señor parece que vive en otro planeta porque al transitar por Bogotá se ven claramente las actitudes de los que mediante su comportamiento matón y gavillero imponen la ley de la selva. Taxistas que se apropian de los carriles para estacionar mientras la policía está dos cuadras más adelante buscando infractores a la restricción. Conductores que tienen cientos de comparendos sin pagar y aún así siguen transitando. Conductores del transporte público que creen que las normas de tránsito son para los demás y ellos hacen lo que se les antoja con sus enormes vehículos.

La culpa es de la cabeza, de quien debe hacer cumplir las normas, de quien debe ir al Congreso a buscar el cambio de las que sean absurdas. Pero nuestro alcalde Luis 15 solo ha andado preocupado de cobrar su 15% de comisión en los contratos públicos en estos largos tres años de desgobierno. Y Bogotá en franco retroceso. Solo falta que en las elecciones de Octubre nos de por escoger a uno de sus congéneres del Polo democrático, igual de ineptos.

Por eso afirmo que quien mató al niño del GImnasio Colombobrutánico no fue el conductor del bus. Fue Luis Eduardo Garzón.

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados