29 junio 2007

Entre lo insípido, lo ilegal y lo injusto

A las FARC no se les puede reclamar nada, nadie sabe dónde encontrarlos y al fin y al cabo son delincuentes.

Pero sí le podemos pedir al Polo Democrático que se pronuncie con algo más contundente que el insípido comunicado que tejió con la habilidad del manipulador de mensajes. Si tuvieron la fortaleza y la valentía para desenmascarar al gobierno actual, que se les agradece en cierta forma, deberían también usarla para desligarse de sus amigos los FARUCOS. Espero las palabras de Petro y Gaviria. Pero espero sentado porque esperar de pie por largo rato favorece la aparición de várices. Y no creo que estos dos personajes vayan a decir gran cosa en mucho tiempo sobre el tema de los asesinos de las FARC.

Los del Polo, en cabeza de Carlos Gaviria, salen con términos insulsos como "injustificable" pero les hace falta acusar de frente a las FARC, innegables culpables de este asesinato. Que el gobierno sea también culpable es discutible y seguramente tengan razón en afirmarlo. Pero con sus voces no se deslindan de la lucha armada. Incluso en su sitio publican una "diatriba" en la que uno de los miembros del polo justifica la lucha armada. Si eso es lo que piensan, está bien. Cada quiene tiene derecho a buscar sus opciones para solucionar los problemas. Pero los acuerdos de nuestra sociedad rechazan ese tipo de opiniones en un partido político establecido entonces deberíamos quitarles la personería jurídica. Como hizo España con la relación entre ETA y Batasuna.

Colombia, en este estado de cosas, aceptará soluciones novedosas e ingeniosas al conflicto pero no aquellas que involucren "todas las formas de lucha". Los que voten por los candidatos del Polo en esta próxima consulta interna deben ser conscientes que están avalando esa incertidumbre y ese apoyo soterrado a la lucha armada, de la misma forma que el apoyo al gobierno actual implica la aceptación tácita de sus malas, malísimas, prácticas. Si estando alerta de eso votan de todas formas, lo acepto porque esas son las reglas actuales de nuestra democracia pero terminan ingualándose con los que tanto critican. Se emparejan por lo bajo, no por lo alto.

Y el que crea que Maria Emma es capaz de controvertir dentro del polo esas ideas violentas es muy ingenuo, desde mi punto de vista. A Samuel Moreno no le interesa, es un politiquero, como los de los otros partidos, que se unió al polo por conveniencia. Igual que Maria Emma, ¿no?

--

Los links a la página del Polo que se incluyen aquí los facilitó Julián Ortega Martínez en "La Columna"

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados