29 enero 2007

Colombitis: una enfermedad contagiosa

En estos días recibí un gran regalo. Fui afortunado en que mi gran amigo Alejandro encontrara donde nuestra amiga Carmen el disco del Trío Colombita , un ensamble de músicos colombianos que hacen música instrumental.

Había oído de ellos en un programa en Javeriana Estéreo, la emisora de la Universidad de la Compañía de Jesús y me causaron gran impresión. Hoy que los escucho durante todo el día me siento complacido de ver que se pueden hacer discos bien hechos en este país. Tiene buena grabación, buen diseño y se nota el esfuerzo de obtener un producto de gran calidad.

Colombitis es el nombre del trabajo del trío Colombita. La música de este grupo es típica de la región andina colombiana. No usan la voz en ninguna de las piezas y hacen un trabajo especial de fusión en la "Suite Tayrona", hecha a partir de melodías tradicionales de esta etnia indígena de la costa norte colombiana. Les incluyo la primera parte de la suite, llamada "Ziruma" pero en el sitio web del trío pueden oír el disco completo



Alejandro también me regaló un muy buen disco de Paul Simon. Pero de él hay más gente que hable que la que puede haber del trío Colombita.

PS: "Colombitis: dícese de la circunstancia de aquellas personas que gustan de algunos ritmos y melodías arraigadas en lo más profundo de su corazón, que sufren de incontrolables escalofríos ante el estimulante sonido de bambucos, pasillos, cumbias y otros ritmos afines y que presentan, además, extraños cuadros de aumento de temperatura corporal, conmocionados con todo lo que acontece en nuestra Colombia"

24 enero 2007

Del trabajo y los blogs

Llevo algo más de dos semanas trabajando de nuevo, con horario y todo, luego de algo más de un año de "sabático." Lo que más me hace falta de ese tiempo que pasó es estar pegado del agregador de RSS y leer todavía calientitos los escritos de ustedes los blogueros. Eso no quiere decir que me aburra el trabajo ni mucho menos. Pero cuando no se puede tener todo se extraña eso que falta.

No sé cómo hace la gente que trabaja con juicio (como empleado o en negocio propio) para mantenerse al día leyendo blogs. Yo no lo he logrado y cada vez que me puedo sentar como hoy tengo cientos de entradas para leer. Así que salto las de noticias y solo leo los blogs pero enfrentar de a 20 o más cada vez toma tiempo y dedicación. Me hace falta leer también los comentarios a cada entrada pero con eso de optimizar el tiempo y no perderme los blogs hay que prescindir de algo y en este caso es de las opiniones.

No he escrito mucho pero ando encarretado en otros temas que requieren mi esfuerzo mental y sacar la creatividad de donde se haya escondido. Por eso hoy no me molesta la falta de escritura porque hay algo que la remplaza. Tal vez pronto, cuando termine lo que ando haciendo, vuelva a escribir. Solo que antes opinaba mucho sobre los cientos de noticias, algunas bien raras, que encontraba con todo el tiempo libre del año pasado. Hoy ese cmobustible para este blog está agotado o se consigue lejos. Sigo buscando temas así no sean los más brillantes y algunos sean un poco íntimos como el de hoy.

Saludos a todos

16 enero 2007

Injuria

Ya que me decidí a escribir voy a apoyar a guauguau en su indignación por ser malinterpretado. No me voy a extender porque él mismo y otros blogueros que ustedes también leen han hablado del tema y muy bien.

Este tipo de equivocaciones no tiene que ver con un pais u otro, un sexo u otro o con diferentes razas. Tiene que ver con gente atenta que lee y revisa y otra gente descuidada.

En este link se enteran y encuentran vínculos a los que también han ladrado como yo.

Paradoja

Yo también escribo cuentos. A pesar de la sequía creativa propia del fenómeno del niño todavía lo aseguro en tiempo presente y no en pasado. Hace unos meses escribí un cuento del cual me siento realmente orgulloso, uno de esos que uno teme que le plagien; uno de esos que hacen parte del sueño de ganar algún reconocimiento y parece ser el apoyo perfecto; de esos de los que uno piensa que a nadie más se le ocurrirá uno idea "tan brillante". Pero también es de esos que para principiantes como yo crean una barrera sicológica porque uno piensa que el siguiente tiene que ser aún mejor y eso da pánico.

Pues resulta que el cuento trataba el tema de la separación de una pareja a causa del secuestro de uno de sus miembros. Poco o nada había oído hablar de ese tema y por eso me pareció tan novedoso. Tal vez para otros no había tanta novedad pero yo estaba contento. Ahora el tema se ha vuelto común dado que se supo la historia del ex ministro que, mientras estaba en poder de las FARC, perdió a su esposa. Su mujer no aguantó los años de separación y se enamoró de otro. De repente sentí que se estaban metiendo con mi cuento.

No se si sentirme orgulloso de la anticipación que tuve al hablar de un tema que resultó más común de lo que se cree. O Sentirme apesadumbrado porque lo que creía solo mío resultó de muchos otros. Lo único que sé es que me motivó a escribir después de muchas semanas sin ideas. Las situaciones no son tan malas como a veces parece.

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados