19 agosto 2009

Lecturas de tabaquería, el podcast

Les presento una nueva locura mía: lecturas en voz alta grabadas para que las oiga el que desee. Al mejor estilo de los lectores de las tabaquerías cubanas.

Será un podcast de frecuencia semanal que se puede oir directamente en el blog http://lecturasdetabaqueria.blogspot.com/ o al cual pueden suscribirse mediante el RSS en cualquier agregador o en aplicaciones como iTunes.

Allá los espero para que oigan mi voz y se duerman escuchando cuentitos (u otros textos interesantes)

http://lecturasdetabaqueria.blogspot.com/

17 agosto 2009

Finca Hotel EL Bosque del Samán

Gracias a la recomendación de Diego García (@dijugar en Twitter) en el viaje que les contaba en la entrada anterior nos alojamos en esta finca localizada en el municipio de Alcalá, Valle del Cauca. Está tan cerca del Quindío que en uno de los vuelos de canopy uno cruza el lindero entre los departamentos, que es una quebrada. El nombre surge de un famoso Samán centenario que está en el paraque principal de Alcalá.

Desde allí arrancábamos todos los días a conocer algo nuevo en la zona cafetera y aunque es un poco más lejos que otras fincas que se puedan encontrar en otrs municipios del Quindío fue una excelente decisión quedarnos allí. La finca de Rafael y Martha Cecilia fue una de las pioneras en esto del turismo cafetero cuando empezó la crisis de los cultivadores de café en los años 90. No es una finca que se alquile sino un hotel que se ubicó en una finca cafetera que sigue en producción.

Lo mejor del sitio es su gente. Los propietarios y todo el personal del hotel hacen que uno se siente como en su propia finca. Puede uno sentarse con algunos de ellos a tomarse un café en la mañana mientras se realiza el ordeño, o charlar por la noches bajo el cielo limpio y estrellado sobre la casa.


Claudia y yo tuvimos la fortuna de estar alojados junto con un grupo de muchachos de un colegio bogotano. Éramos los únicos aparte de los 130 jóvenes así que éramos los de "la 16", la habitación en la que estábamos, así que fue fácil que se aprendieran nuestros nombres y nos dieran un trato muy especial.

En la finca te muestran el proceso del café desde que se siembra en un terrario la semilla y salen las chapolas, crecen y se plantan los colinos, los años que pasan antes que se produzca café y la renovación de los cafetales, la recolección, el beneficio e incluso el proceso industrial de café a pequeña escala con su trilladora, tostadora y molino.



También puedes darte un poco de aventura con el canopy y los puentes de cuerdas además del sendero ecológico. Nos decía el piloto del parapente (que les contaré después) que el Canopy del Bosque del Samán es el más técnico y seguro de toda la región. Y la verdad la sensación de seguridad es completa. Se los recomiendo. Mucha gente va sólo a pasar el día a la finca para hacer estas actividades, sin alojarse allí. Vale la pena.




Por esto y mucho más se los recomiendo. En especial por la actitud de servicio, no importa el cansancio, ni la hora. Por eso damos un saludo especial a Rafael, martha cecilia (los dueños), Uriel (este hombre hace de todo en la finca), Luz Elena, Katherine, Jaime. Luz Belly, Edward y en general a todos los empleados. Nos proporcionaron un recuerdo que no olvidaremos nunca.

Sitio web de El Bosque del Samán: http://www.elbosquedelsaman.com/

Pueden ver un par de panorámicas en PhotoSynth de las vistas desde el hotel. Para verlas necesitan tener instalado Silverlighgt runtime



15 agosto 2009

Quindío, hermoso en toda su extensión


El año pasado tuvimos la oportunidad de viajar fuera del país de vacaciones. Para éste decidimos con mi esposa que viajaríamos dentro de Colombia, por automóvil. Fueron unas maravillosas vacaciones en el departamento del Quindío, cafetero por excelencia aunque últimamente ha desarrollado alternativas económicas como el turismo dado que el café se ha vuelto un negocio más difícil.

Para los extranjeros, les cuento que esta zona del país produce una gran cantidad de café pero no es la única. Se produce café por todo el país aunque a los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío se les denomina el 'Eje Cafetero'.


El viaje de ida lo hicimos en dos etapas: primero Bogotá - Ibagué, dónde saludamos a mi mamá y mi hermana. Luego cruzamos 'La Línea' para llegar a Armenia y seguir el camino por Montenegro, Quimbaya y luego parar en Alcalá, ya en el departamento del Valle pero tan cerca del Quindío que no se sentía el cambio.

Nunca había cruzado la cordillera central por La Línea y de verdad hace honor a su fama de premio de montaña implacable. La pendiente es inmisericorde y el trazado dificulta aún más lo que la geográfía nos puso como reto. Menos mal no había mucho tráfico y el viaje fue exigente pero tranquilo.

Qué hermosos paisajes los del Quindío y la Zona Cafetera, qué gente tan amable, en fin qué viaje el que nos dimos. Como decía, nos hospedamos en una finca hotel en Alcalá de la que luego les hablaré algo más, y de allí salíamos para todos nuestros recorridos. Sólo pagamos un peaje en nuestra estancia en la Zona Cafetera, el que está sobre la 'Autopista del Café' entre Pereira y Armenia. Todos los demás traslados solo costaron lo de la gasolina que consumimos.


Estuvimos en el Parque del Café, en el Valle del Cocora, usamos las instalaciones de la finca, fuimos al Jardín Botánico y Mariposario, visitamos el bello pueblo de Pijao, conocimos la réplica de la Basílica de Buga que don Jair hizo en puro bambú, fuimos al centro de investigación en la guadua (bambú guadua), conocimos además Calarcá, Quimbaya, Salento, Armenia, Pereira, Filandia. Fue un viaje de mucho desplazamiento, en especial porque escogimos Alcalá como nuestra base. Sin embargo no nos arrepentimos ni un segundo de haber escogido la Finca Hotel El Bosque del Samán para alojarnos. Aquí todo es tan cerca que lo más lejano sigue siendo a una distancia manejable.

Hasta aquí la entrada de hoy. La próxima entraré en un poco más de detalles, recomendaciones y demás.

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados