20 abril 2014

García Márquez, mi Estocolmo y la pregunta de un ahogado*

Me puso Miguel Camacho una de esas tareas de las que sabía yo que no podría enfrentar. Algo en tiempo de crónica mezclando el Estocolmo de hoy, la muerte de Gabriel García Márquez y la gran fiesta que armó cuando le entregaron el Nobel en esta ciudad.

Aunque fuera labor para otros más grandes me quedaba esa espina clavada que me hacía difícil respirar. Así que la enfrenté y teniendo tan reciente la esforzada regrabación de El ahogado más hermoso del mundo para Lecturas de tabaquería salió esto, con evidentes y explícitas alusiones a ese cuento, que pueden oír acá y leer en algunos lugares de la red.

Este texto es ligeramente distinto al que le envié a Miguel, Al fin y al cabo es fesco y la levadura aún lo está inflando.Es solo un desahogo, una liberación de algo que me oprimía. Podría haber llegado lejos pero esta flecha y este arco están en manos de un arquero más bien débil.

*"La pregunta de un ahogado quién la puede contestar" uno de los pregones en 'Isabel' canción de Rubén Blades en el disco Agua de Luna

----

Los pasos de García Márquez por Estocolmo: inventando recuerdos y mezclándolos con un ahogado famoso.

Nada es seguro pero todo es posible
Proverbio Marroquí


El pronóstico auguraba que el sopor del miércoles nos acompañaría hasta el final del lunes. Estocolmo dormía los comienzos de la pascua a pesar de las gaviotas y su graznido de alta frecuencia atormentando el vecindario. Era la época del año en que los días se alargaban y las sombras se acortaban luego de que fuimos una solo sombra larga en el invierno. Mientras en Colombia muchos asistían a la modorra del lavatorio de pies o sobrevivían a las mil veces repetidas películas de semana santa en la televisión, en México moría un hombre no tan común que en los años pasados había pasado varias veces por este vecindario aunque hoy todos sus recuerdos convergen a diciembre de 1982. Esa época en que las tamboras de Totó sacudieron el Grand Hotel y la bandera colombiana estaba izada indicando que un huésped ilustre de ese país estaba alojado en el tradicional lugar de encuentro de los ganadores de los premios Nobel de cada año. El suelo de Estocolmo se sacudía como lo hace hoy con las explosiones, necesarias para abrir el hoyo de cualquier construcción sobre esta roca negra. De Nobel a Nobel, agitando la ciudad.

Algunos de los maledicentes de su tierra natal, la mía también, afirman que murió en jueves santo para joder a los periodistas perezosos aunque, tal vez sin quererlo, él mismo complicó a quienes quisieran recordarlo en este país donde la pascua a veces rememore el aburrimiento de un diluvio sobre Macondo. Diría alguien cualquiera que Estocolmo olvidó al Nobel colombiano al ver que la vida transcurre como si nada y la línea azul del Tunelbana se desliza sin pausa por las rocas bajo el apartamento en Råsundavägen donde, en esos días del 82, Gabo leyó para sus amigos Blacamán el bueno, vendedor de milagros. Al fin y al cabo ver a un premio Nobel en esta ciudad es algo habitual y que se muera uno es, digamos, inevitable ¿no? La muy escueta nota de la página en internet de la fundación Nobel, solo 24 palabras, 9 de las cuales son el título, y tres vínculos a información de archivo, ayuda a asentar esa sensación de olvido. Pero hay que ver que está en la naturaleza de ciertos suecos (o en la de todos ellos) llevar el duelo con dignidad y sin aspavientos ni ferretería de altar mayor. Y que, dicen, el mismo García Márquez afirmó alguna vez que escribía para que lo recordaran los amigos. Así que en la celebración familiar de la pascua en alguna casa de campo sueca o en cierto apartamento de Estocolmo se puede estar sintiendo el dolor de la partida a la manera nórdica y preguntándose por qué a su amigo lo van a cremar tan pronto cuando acá se toman su tiempo, varias semanas, para esos menesteres fúnebres y tal vez no alcancen a llegar a despedirlo en esa otra ciudad en otro altiplano, ésta no envuelta por la niebla ni llena de hombres de abrigo y sombreros de fieltro. Preguntan si no hay forma de soltarlo por un acantilado para que vuelva cuando quiera. En cierta forma, como en El ahogado más hermoso del mundo, los amigos de Gabo en esta ciudad son ahora, y desde siempre, parientes a través suyo y han hecho crecer rosas sobre esas rocas. O tal vez tulipanes. En esta ciudad donde no se puede decir que el sol confunda a los girasoles ni que el viento se quede a dormir bajo las camas, aquí donde debe parecer asombroso que alguien recuerde de manera especial el día en que lo llevaron a conocer el hielo, si la nieve del invierno es toda una bendición rutinaria en la misma oscuridad de diciembre que abrazó a don Gabriel.


Estocolmo, 19 de abril de 2014, Mauricio Duque Arrubla

30 marzo 2014

Fueron más que mil y una noches

Durante más de cuatro años estuvo rondando en mi cabeza y mi escritorio el libro de las historias mil noches y una noches o también llamado solamente las mil y una noches. Dese enero de 2010 estuve grabando y publicando las grabaciones, junto con los textos, a manera de podcast. Una noche diaria como nos cuenta la historia que hizo Schehrazada.

La idea loca empezó una vez mientras trabajaba en mi otro podcast, Lecturas de tabaquería, y reflexionaba sobre la frecuencia semanal de la publicación en ese sitio. Como una idea lleva a otras y luego a otra, llegué a la idea de leer algo diario y que ese algo podían ser las mil y una noches. Tenía la estructura perfecta para la lectura diaria, se encuentra fácilmente en muchos sitios, es de dominio público y rinde honor al contador de historias, en este caso una fantástica contadora.

Esa idea ocurrió en algún vago momento entre el final de 2009 y el comienzo de 2010. Lo que sí está claro es que la primera grabación la hice el 21 de enero de 2010.  Antes de comenzar a grabar de forma sistemática las noches estuve seleccionando la fuente de la cuál iba a leer, si era en libro o en internet, y quise hacer una tabla en excel que registrara cuándo fue grabado cada episodio, cuándo publicado, cuánto tiempo me tomó en realidad la edición y producción de cada uno, el tiempo total de grabación, producción, reproducción y varios indicadores más. Comencé juicioso con esa tarea pero luego empecé a olvida a registrar el tiempo de edición y el de la grabación original y luego decidí dejar de hacerlo. Lo mismo pasó con la fecha de grabación aunque de los archivos finales de las grabaciones podría tomar ese dato.

Por eso sé que empecé un 21 de enero. Durante la época de evaluación había decidido buscar una versión en internet que me facilitara la lectura y copiar los textos a mi blog/podcast. La lectura desde libros y no en la pantalla había mostrado ser complicada para las lecturas de tabaquería y me sentía mucho más cómodo leyendo de un sitio web o archivo PDF. Para facilitar la lectura de estos textos y del material necesario para mi maestría) había comprado en 2009 na pantalla externa a mi computador que permitiera girarla y quedar en sentido vertical. Como una hoja de libro o cuaderno. Así podía aumentar el tamaño de la letra, o el zoom sobre el material y el texto en pantalla podía ser más largo y tendría que avanzar (scroll) con menos frecuencia.

Encontrar un buen sitio web me tomó un tiempo pero finalmente hallé en wikisource el trabajo que alguien o un grupo de personas había hecho en convertir a ese formato los libros de las mil noches y una noche. Infinitas gracias a la gente que hizo ese trabajo. Sin eso me hubiera costado mucho más y tal vez no hubiera terminado como terminó. Acá el texto fuente. Ese mismo sitio desde donde tomé los textos facilitó  no solo la lectura sino copiar y pegar el texto; durante esos días de planeación decidí que mi intención sería que el oyente pudiera además leer el texto. O si alguien solo quería leerlo que tuviera la opción de hacerlo. Ese texto presentaba algunos errores de transcripción o de OCR al convertir del escáner al texto. También errores de ortografía pero creo que la mayoría es porque debieron tomar un libro de una época en que los monosílabos y otras palabras se tildaban diferente a hoy. Si no fue por eso, es asombroso cómo alguien se dedicó de manera muy consagrada a poner tildes donde no iban, creyendo que sí. A veces corregí errores pero la gran mayoría siguen en los textos publicados.

También estuve buscando quién tuviera organizada la estructura detallada de las mil y una noches pero no la encontré. Lo máximo fue cuales historias se encuentran bajo una historia principal pero no el tercer, o cuarto nivel de anidamiento (como dicen los programadores). Tampoco las noches en que terminaban en iniciaban esas historias subordinadas. Solo tenía el dato para la primera Durante ese mismo tiempo averigüé sobre el origen de la obra. Desde la secundaria sabía que era una recopilación de cuentos de muchas épocas y muchos sitios pero no sabía nada más. Así supe que la recopilación original es de alrededor del siglo XV pero que los cuentos son mucho más antiguos. Muchos son árabes pero otros tanto son de origen indio. También supe de las diversas traducciones (y traducciones sobre traducciones) y las modificaciones que sufrieron para hacerlas más atractivas al público del momento.  Así fue que llegaron a la obra las historias más famosas:  Aladino, Sindbad y Alí Babá porque esas no estaban incluidas en la recopilación original.

Digamos que ya estaba listo para grabar. Ya tenía un micrófono decente que había comprado para las Lecturas de tabaquería y tenía el software de edición. Entre la primera grabación y la publicación pasaron casi 18 meses, en parte porque estaba estudiando mi maestría en administración y el mismo semestre en que comencé a grabar tuve el ciclo de 4 meses más duro. En el segundo semestre de 2010, finalizando, retomé el proyecto. Para ese momento había grabado solo 10 episodios pero el tema seguía rondando en mi cabeza y fue durante todo ese tiempo que las ideas e investigaciones se fueron sucediendo.

El primero de enero de 2011 comencé a grabar, tal vez como un propósito de año nuevo. Para esa época programé el comienzo teniendo en cuenta en cuál época del año terminaría de publicar 1001 noches. Decidí finalizar en un mes de marzo así que debía empezar a publicar un mes de julio, según mis cuentas. Pero si quería hacer alguna campaña de expectativa debía hacerla con tiempo y decidí que iba a publicar información interesante sobre las 1001 noches en los 40 días anteriores a publicar la primera grabación.

Sabiendo que comenzaba el primero de julio me puse el objetivo de adelantar grabaciones de los 100 primeros episodios en ese tiempo entre enero y julio. Porque no podía permitirme que se interrumpiera la publicación diaria, noche por noche. No logré grabar los 100 pero sí lo hice con casi 50. Tenía entonces cerca de tres meses de adelanto para asegurar la continuidad. Pero según mis registros incompletos de fechas de grabación, para octubre del mismo año esa diferencia estaba reducida solamente a 3 días. De ahí en adelante trataba de adelantar las grabaciones pero creo que nunca logré tener los tres meses de ventaja. Hubo momentos especiales en que sabía que no podría estar disponible por cierto tiempo y las grabaciones debían quedar hechas. Uno de esos fue cuando vinimos a Suecia en 2011 pero el "colchón" apenas fue suficiente para un par de días después de llegar. Las grabaciones de los siguientes tres meses las hice en Estocolmo, lo correspondiente hasta la primera semana de febrero de 2012. Las grabaciones de las últimas 130 noches también fueron hechas en esta ciudad.

Creo que fue durante esa primera estancia en Suecia estancia que descubrí algo terrible con mi planeación. Durante mi investigación nunca supe que las mil y una noches no son mil y una. Son bastante menos. A partir de la noche 170 empiezan a faltar porque el traductor consideró que eran muy cortas y unió varias en una sola. Al notar eso me di cuenta que mi fecha estimada de finalización no había a ser marzo de 2014 sino antes. ¡Horror! Tomé mi libro (que usa la misma traducción que la que leí desde la web) y me fui noche por noche identificando las faltantes. Como si lo hubiera planeado, la nueva cuenta me mostró que iba a terminar el 31 de diciembre. Aunque también pude haber tomado la opción de no publicar nada en las noche faltantes y de esa forma terminar la fecha planeada. Me decidí por la primera opción.

El interés de finalizar en otra fecha era para poder promover el sitio y que el final no sucediera en un momento en el que la gente esté pensando en otras cosas, como navidad. Justamente eso fue lo que pasó pero de todas formas no hice la promoción ni la convocatoria que hubiera querido. Me rajé en esa tarea de mercadeo.

En dos o tres ocasiones las noches no se publicaron cuando debían, lo reconozco. Empecé con mucha ventaja pero hubo momentos en que olvidaba que en determinado fecha se acababan las publicaciones programadas o porque no había tenido el tiempo suficiente de grabar una o dos noches. En general las fechas sí se cumplieron y la programación de la última noche, publicada en 31 de diciembre de 2013, la hice hacia el 7 del mismo mes.

A medida que pasaban las noches me daba cuenta que era difícil ubicar las iniciales en el sitio web y que eso sería aún peor entre más avanzado estuviera el proyecto. Decidí entonces crear el mini sitio de las historias completas. Así una persona podía buscar una historia específica y oírla toda de una vez. Cada historia completa consta de la unión de los archivo originales de las noches involucradas y la sección correspondiente de la noche final e inicial. Para ese proyecto no tenía fechas específicas de publicación y lo hice por oleadas, no las iba publicando a medida que terminaran. Esa publicación fue la que terminó el 27 de marzo de 2014, un día antes de la fecha en que inicialmente pensé iba a terminar cuando creía que las noches eran 1001. Organizar estas historias me permito completar la estructura de historias principales y subordinadas que no había encontrado en ningún otro lugar. Si solo hubiera que destacar un aporte de este proyecto sería ese: organizar todas las historias completas y tener muy clara su estructura.

Cuando empezaba el proyecto de Lecturas de tabaquería pensaba que habría valido la pena todo el esfuerzo si algún profesor en un pueblo remoto, digamos del departamento de Putumayo en Colombia, usaba la conexión a internet de Telecom para oir las historias con sus pupilos. Y me escribía para contarme. Eso mismo podríamos decir de 1001 noches aunque nunca recibí un mensaje contándome historias de este estilo. Pero sí recibí varios comentarios halagadores y de agradecimiento. Esos también hicieron que valiera la pena. Y el sitio donde alojo las grabaciones me muestra cuántas veces ha sido descargada cada uno y a veces aparecen números inimaginables para mí. Lo malo es que no se quién, por qué o desde dónde descarga mis lecturas.

Hablando de esfuerzos y resultados: la suma de la duración de todos las noches, con sus cortinillas musicales, es de 143 horas, 3 minutos, 39 segundos. Aunque no tengo datos del tiempo empleado en producir todo este trabajo, puedo estimar que fueron entre 400 y 500 horas, incluido el tiempo en organizar las historias completas. Esas horas involucraron búsqueda, grabación, edición, oír el episodio completo finalizado, regrabar uno que otro, subir a internet, crear el post con el texto de cada noche, vincular archivo y post y algunas otras tareas más.

Entre la noche 377 y 378 se puede notar un cambio en la calidad del sonido. Desde años atrás tenía la idea de comprar una consola de grabación pero no tenía ni idea del tema (aún no la tengo). Pero encontré una mini consola preciosa, barata que compré por internet y llegó a la casa de un amigo que vive en EEUU. Cuando él fue a Colombia la llevó y yo empecé a jugar y se nota una diferencia en calidad. Otro momento de cambio fue cuando volví a Suecia y dejé en Bogotá el "pop filter", esa malla que se pone delante del micrófono para que las consonantes explosivas no se noten tanto y desagraden en la grabación. Las lecturas que hice a finales de agosto y en septiembre y octubre de 2013 tienen ese defecto. También se pueden notar cambios cuando tenía gripa, cuando llevaba tiempo sin leer en voz alta y la voz estaba desacostumbrada, cuando hacía jornadas largas y la voz se notaba cansada. Me gustaría volver a grabar la primeras 377 noches de nuevo con el mejor sistema de sonido pero eso implicaría 56 horas de grabación (eso es lo que duran esas actualmente) y alrededor de 150 horas de trabajo. Algún día lo haré.

Quise tener un sitio web con todo lo último en diseño y que fuera muy fácil encontrar las grabaciones, sin importar que fueran nuevas o muy viejas. Estaba dispuesto a gastarme parte de mi sueldo en eso. Pero antes de empezar las publicaciones dejé mi trabajo de ese momento y junto con las deudas que tenía por mi maestría vi que el dinero iría a otros propósitos más vitales. Porque si iba a contactar a alguien no iba a ser solo un favor. Necesitaba a alguien responsable que diera mantenimiento y se esforzara más allá de un simple favor. Encontré la plantilla que tuvo el sitio durante mucho tiempo y lo monté sobre blogger, la plataforma de blogs de  Google, porque me permitía incluir los audios y que funcionara como podcast, no solo para oírlo por solicitud, "on demand", en internet. Y porque podía usar mi propio dominio, todo esto sin pagar nada adicional.

Fueron en total 916 episodios, incluida la historia inicial del rey Schariar en un archivo distinto a la noche 001.  La noche más larga es la 32, dura casi 1H 20 min. La más corta es la 159 que dura solamente 2min 59 seg. Las primeras 50 noches son más largas que el resto, a partir de allí se mantienen entre 6 y 8 minutos. Luego de la historia de Aladino, a partir de la noche 774 sube de nuevo a más de 10 minutos. Todo esto hace que el promedio de cada noche sea 9 min 23 seg.

En las historias completas: son 77 historias principales más la conclusión pero incluidas las historias subsidiarias son 224. La más larga es la Historia del rey Omar al - Neman y de sus dos hijos Scharkan y Daul'makan, dura 4H 54' 18". Le sigue la Historia del jorobado con el sastre, el corredor nazareno, el intendente y el médico judío; lo que de ello resultó, y sus aventuras sucesivamente referidas con 4H 53' 54" (cada una publicada en cinco partes). La más corta es Palabras de la tercera joven que hace parte de la Historia de la muerte del rey Omar Al Nemán con solo 40 segundos. De las 224 historias el promedio es de 50 minutos por historia.

Para el futuro: Pronto haré la lista de las historias que más me gustan y le dedicaré una página en http://www.1001noches.co/ Por ahora puedo decir que ninguna de las más famosas, las que fueron añadidas después, son de mis favoritas.

Algún día retiraré las grabaciones del aire y empezaré de nuevo a publicarlas noche a noche. Para ese momento espero haber grabado de nuevo esas primeras 377 noches.

Uno de los comentarios que recibí me decía que debía publicar en youtube las grabaciones para mayor audiencia. Podría ensayar pero no sé qué tan práctico sea, especialmente con las grabaciones muy largas.

Y leeré otro u otros libros. En ciernes está un proyecto sobre Cortázar con una tuitera de Medellín pero antes que eso creo que leeré mi libro favorito: La historia interminable. De él ya están los dos capítulos preferidos en Lecturas de tabaquería. Estos dos: Goab, el desierto de colores y Graógraman, la muerte multicolor. Pero como las primeras noches, estos los grabaré de nuevo también.

"En este momento de su narración, Schehrazada vio aparecer la mañana y se calló discretamente"


29 enero 2014

Reporte desde Estocolmo

Este texto fue un largo mensaje de correo electrónico que envié al que era el director del MBA de la Universidad de los Andes cuando yo cursé ese programa. Habíamos acordado que lo mantendría al tanto de mis avances y como solo lo hice 5 meses después de llegar, me despaché con esta pastoral.

Pero si alguien quiere saber algo más de dónde estoy y qué pienso, este es un buen comienzo.

---

Hola Luis, espero que el 2014 esté siendo un magnífico año y que lo que viene sea aún mejor. Como alguna vez me invitó a que lo mantuviera al tanto de cómo me iba por acá en Estocolmo me tomo el atrevimiento de escribirle este largo mensaje que, como no es urgente, puede leer en varias etapas. Resultó más descriptivo que analítico o crítico. Empecemos.

Es muy diferente estudiar un MBA en Uniandes que estudiar Salud Pública en el Instituto Karolinska. No solo por el hecho de estar en otro país y en otro idioma sino porque, obviamente, el estilo y el enfoque son muy diferentes. También los métodos. Acá, por ejemplo, solo se ve un curso a la vez y no varios simultáneos por ciclo, como estamos acostumbrados en Colombia. De esa forma la profundización es completa y el estudiante solo está pensando en una materia a la vez. Por supuesto es una moneda con dos caras porque al final de cada curso, si es largo, puede uno estar exhausto y saturado. El programa se organiza por semestres, no por ciclos, y entre el primero y el segundo semestre hay solo un fin de semana. Básicamente uno termina un curso el viernes de una semana y el siguiente lunes está empezando el primer curso del siguiente semestre. Cada semestre es en total de 20 semanas. El segundo semestre finaliza los primeros días de junio y de ahí comienzan vacaciones hasta la primera semana de septiembre.

Dependiendo del coordinador de cada curso y si el tema se presta, hay más de un profesor, más los expositores invitados. En mi curso de introducción a la Salud Pública tuvimos fácilmente 10 expositores distintos. En general la asistencia a clases no es obligatoria ni existe un porcentaje máximo de fallas para no perder el curso. Esto también depende del diseño de cada curso pero en general la asistencia es obligatoria solo para la primera sesión, para algunos ejercicios prácticos y para las evaluaciones. Nuestra cohorte, al menos en el énfasis en Economía, Política y administración de la salud que es el mío, la asistencia es bastante buena siempre algo que me he enterado no sucede en algún otro programa de maestría y de lo cual se han quejado los profesores, especialmente cuando hay invitados especiales.

Las evaluaciones también son distintas. Hay un énfasis generalizado en el trabajo en grupo y mucho menos en el individual. De todas las evaluaciones que he tenido solo una, en el curso de introducción, ha sido un examen en el formato tradicional. Aunque no debo olvidar ese examen de 5 horas a libro abierto, desde la casa con 5 preguntas abiertas. Todo un reto, por llamarlo de alguna forma. Los demás han sido papers (individuales o grupales) con mucho trabajo de investigación, exposiciones, discusiones, seminarios e incluso un diario en el que se consignan aprendizajes, lo que funcionó bien (WW, Worked well) y lo que se podría hacer diferente (DD, Do different). Cumplir con esa retroalimentación es una de las partes obligatorias en la evaluación, no importa si es positiva o negativa la opinión.

Las calificaciones son otro tema distinto: no es una calificación numérica o una escala en letras con varios valores. En Suecia las posibilidades son pass, pass with distinction y fail. Llegar a calcular esas calificaciones es algo confuso para mí, muchas veces porque no existe la forma que tenemos allá de dar un peso específico a cada examen o trabajo y ponderar al final la calificación numérica; muchas veces la asistencia a las sesiones obligatorias es solamente un requisito de sí o no pero no tiene efecto de un cambio de la calificación entre pass y pass with distinction, solo en el caso de no cumplir las asistencias obligatorias y se declare el curso como perdido. Aunque ahí también hay cierta elasticidad dependiendo del profesor porque no es lo mismo faltar a un taller en el que se hacen ejercicios y no hay calificación a fallar un seminario de peer review. Esta asistencia es generalmente posible de acordar con el coordinador del curso. De todas formas hay ciertos criterios con los cuales cada trabajo, paper o presentación se califican como insuficiente, pass o pass with distinction y cómo se construye la calificación final a partir de cuántos pass with distinction se obtienen en las evaluaciones intermedias y en cuáles. Por ejemplo, lo del diario, cuando ocurre, solo se califica como pass o fail.

Cuando es posible, las evaluaciones son anónimas por ejemplo en exámenes del formato tradicional o en trabajos enviados por el sistema Ping Pong. El evaluador, que incluso puede ser diferente al coordinador del curso, solo recibe el examen con un código y una tercera persona es la que asigna cada la calificación a cada estudiante mediante el código. Otro tema distinto es que si en la calificación final se recibe fail, existe la posibilidad de realizar la evaluación o algo que la remplace hasta 5 veces más. Eso no impide que haya que repetir el curso en un momento dado pero eso es un dolor de cabeza porque los cursos se dan una vez al año entonces y habría que esperar hasta el año siguiente para volverlo a ver. Si decide ver de nuevo un curso de primer año el año siguiente es posible que se cruce con un curso o dos del segundo año porque los horarios son los mismos al ver solo un curso a la vez todos los días o al menos varios a la semana. Tal vez repetir un curso del segundo semestre sea más viable porque el cuarto es solamente la tesis y se podrían organizar los horarios. Eso de los cursos que se cruzan es todo un problema si uno quiere ver algún otro de otra maestría. Es prácticamente imposible. La única opción son los cursos de verano.

La mayor parte de mis compañeras (porque casi todas son mujeres) son de países europeos. No hay sino dos africanos y hay uno de la india. Somos en total 23 estudiantes, 17 mujeres. Suele pasar en los programas relacionados con la salud, así era en mi pregrado en Farmacia en la UN. No hay de muchos más países especialmente porque de un par de años para acá los estudiantes que no sean suecos o comunitarios pagan matrícula semestral, que no es barata. Yo soy uno de los de ese grupo con ayuda de Colfuturo aunque no me alcanza lo que ellos prestan. Vamos a ver qué hago con eso porque tampoco hay muchas becas para estudiar esto y en las que da el estado sueco no salí escogido. Ese sesgo del origen de los estudiantes es un problema general de todas las universidades suecas y ya hay gente diciendo que debería eliminarse el requisito o aumentar el número de becas. Hay muchos aspirantes que prefieren ir a Inglaterra a estudiar pagando que venir a Suecia.

El Instituto Karolinska, a pesar de su nombre es más que un instituto, es una universidad dedicada exclusivamente a la medicina y ciencias relacionadas y es la universidad de mayor investigación en Suecia, y de las más importantes del mundo. En eso se parece a la facultad de Administración de la Universidad de los Andes con su triple corona que la ubica en un grupo selecto. El énfasis en investigación de verdad se nota, y casi todo el programa está enfocado en desarrollar las competencias adecuadas para hacer un buen trabajo de investigación en el semestre de tesis. Desde el primer semestre estamos siendo entrenados en desarrollar preguntas de investigación, hacer propuestas para proyectos por ahora ficticios y fundamentarlos en revisión bibliográfica, la identificación de aspectos de la ciencia que no hayan sido explorados y la revisión entre pares de nuestras propuestas. Cada uno hace revisión del trabajo de otro estudiante y parte del trabajo de grado y requisito para el grado es haber hecho peer review de la tesis de otro estudiante. Tal vez  por todo eso es que todas las 20 semanas del último semestre son dedicadas al proyecto de investigación. Muchos de los estudiantes van a sus países de origen a recolectar los datos de su trabajo de grado. Yo aún no sé qué voy a hacer aunque el sueño es hacer algo con economía y políticas de salud en Colombia. Ya veremos.

Y si aún no sé de mi tesis menos de mi regreso al país. Si vuelvo a Colombia y estoy el doble del tiempo de estudio más un año (5 en total) Colfuturo me condona la mitad del crédito y me da un año de gracia antes de empezar a pagar, lo cual es un incentivo interesante. También lo es, a la inversa, el compromiso de pago acelerado sin año de gracia con interés más alto si uno no se queda ese tiempo en Colombia. Pero mi esposa trabaja acá con puesto a término indefinido y puede ser mejor para ella quedarse que volver. No solo del trabajo y la academia vive el ser humano y la decisión involucrará muchos temas. Yo también tenía la idea de postularme a un doctorado pero ya no sé si quiera estarme por lo menos 4 años dedicado a una pregunta de investigación. Creo que a final de año ya estará todo más claro

Hay algo que me hace falta y es la presencia de disciplinas distintas a las médicas y relacionadas. Eso me hizo falta también en el MBA por ser en la noche y por estar el edificio de Administración fuera del campus. Pero miembros de la asociación de estudiantes organizan algunas actividades artísticas y sociales que compensan esta falta, solo un poco. Yo lo que hago es escribir para el blog de estudiantes internacionales del Karolinska, enfocado especialmente en los aspirantes, decididos o potenciales. Creo que este mismo mensaje se convertirá en dos o más entradas de ese blog. Tal vez requiera aclarar algunos temas que sean muy locales de Colombia y finalmente traducirlo a inglés.

El inglés, ese es otro tema en general superado aunque hablar se me dificulta. Claro que si se me dificultaba en español qué podemos esperar ahora J Ya veremos si algún día lo logro con el sueco

Bueno, ya terminé, a mitad del año podré hacerle otro recuento de otros temas de mi estudio en estas tierras.

Un gran saludo



Mauricio Duque Arrubla

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados