09 enero 2006

La opción "deshacer"

¿Por qué no tenemos para nuestra vida la misma opción que se nos brinda en los programas informáticos? En ellos o al menos en la mayoría, si nos equivocamos de manera radical pulsamos la flechita que nos lleva hacia atrás y volvemos a el estado que teníamos antes del error.

Creo que pasar demasiado tiempo frente a la computadora me ha torcido las entendederas porque a veces, desde hace ya varios años, he necesitado encontrar el botón de la flechita cuando veo que el error ha sido monumental. Y no me queda más remedio que hacer lo de las avestruces y sumergir mi cabeza en lo primero que se me aparezca, como este blog.

¡Cómo nos malacostumbramos a estas facilidades! Cuántas veces además quisiéramos tener la opción copiar y pegar para trasladar las virtudes de algo o alguien a nuestra existencia, cómo nos gustaría empezar un documento en blanco con solo un comando del ratón y lo mejor sería poder guardar algo para retomarlo después cuando estamos agotados o abrumados por una tarea que no podemos suspender en la vida real.

Los que dicen que a través de las múltiples posibilidades de la física cuántica podríamos hacer este tipo de milagros me dirían que estoy en capacidad de lograrlo. El genio que se invente un sistema estilo Windows que popularice estas opciones se haría multimillonario.

Aunque si tuviéramos la opción "deshacer" tal vez nos pasaría lo que dice Augusto Monterroso en su fábula de la Fe y Las montañas: la gente dejó de tener fe porque las montañas andaban moviéndose de un sitio a otro y nadie sabía cómo encontrarlas. De la misma forma podríamos nosotros estar devolviendo la cinta (cada vez más escasas por causa de los CDs y DVDs) cuando alguien esté a punto de realizar su sueño más preciado. Y de repente se encuentra otra vez donde nosotros quisimos reiniciar el camino, sin consultar a los perjudicados.

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados