24 junio 2006

Los discos de vinilo no duran nada.

Alguna vez, estando en la casa de mi suegra, Clauz puso en el viejo tocadiscos Sony un acetato de los Tijuana Brass y en lo que pareció una exhalación se terminó el lado 1 y la casa quedó en silencio de nuevo.

En esta épocas de discos compactos y equipos reproductores de múltiples CDs que pueden ejecutar horas de música sin repetir canción y con el formato MP3 que permite reproducciones de días enteros desde el computador o el iPod, los 15 minutos de música de los vinilos parecen una miseria. Mi papá hubiera sido feliz con las nuevas tecnologías porque, como lo descubrí años después por una de esas revelaciones de mi mamá, le parecía aburrido escuchar el mismo tipo de música de un solo tirón. Las selecciones que hago ahora en CDs, la opción Random o Shuffle de los reproductores modernos o los playlist de Winamp o MusicMatch serían para él lo más cercano a la gloria musical.

3 comentarios:

Un Gerente dijo...

JEJEJE, SI SEÑOR, AHORA ESTOY "DIGITALIZANDO" LA DISCOTECA DE MI SUEGRO (DE ACETATOS A MP3) Y ES CIERTO, SE ACABA MUY RAPIDO

nerd-son dijo...

Los discos de vinilos...no duraran nada....pero tienen su onda!!!!..
Yo tengo toda mi música en formatos extraños a los oídos de cualquier abuelo!!!
Pero los vinilos me gustan,,aunque se solo para mirarlos(rarezas!!!)
Salud-os

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Sí los acetatos son un encanto así suenen medio maluco

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados