09 julio 2006

Escribir sobre lo que no escribo

Era de suponer que empezar el diplomado en escrituras creativas me disparara las ideas para este blog y para mis otros intentos de escritos. Pero no ha habido tal maravilla porque ha sido escaso lo que he publicado aquí y casi nulo lo de la producción literaria.

Revisando por ahí me he encontrado con notas que he tomado o de e-mails que yo mismo me mando con temas interesantes que podrían ser motivo de sentarme a escribir sobre ellos.

Uno era sobre un caso triste de confusión de un cadáver como el que sucedió con los infantes de marina muertos en combate, sólo que en esta ocasión una de las protagonistas vivía y la otra no. El otro tema era sobre un artículo científico que me compartió mi hermana Laura acerca de los efectos de la falta de sueño en los reflejos y el estado de alerta y se les compara con los efectos del alcohol en los mismos parámetros. Mi conclusión era que el conductor elegido además debía haber dormido bien para que de verdad llevara con seguridad a los rumberos a sus casas.

Había otros más pero recuerdo uno sobre un gran coro de niños en el festival de música andina del Mono Núñez en Ginebra, Valle. Y ayer mientras estab eb el cine se me ocurrió que tenía que escribir sobre la película 'La casa del lago' (The lake house) con Sandra Bullock y Keanu Reaves, un 'remake' de una al parecer fantástica película coreana llamada 'Il Mare'.

¿Por qué me gustó la película? Es claro que termina siendo un romance estilo Hollywood pero la idea de dos personas que se contactan a través de un portal entre dos diferentes tiempos es buenísima. Una pareja se comunica a través de un buzón de correo (no electrónico sino del tradicional) aunque estén llevando vidas diferentes con dos años de distancia. Es decir, ella podría contarle el futuro y el podría estar observándola dos años atrás cuando ella ni siquiera sabía que iba a conocerlo por este sistema. Había visto una perlícula con un tema parecido en la que por causa de una tormenta eléctrica un hombre termina contactándose por radio con su papá como 40 años atrás. Se me olvidó como se llamaba, ya es un milagro que me acuerde de la película.

Me gustó mucho el manejo de la historia de La casa del lago en la primera mitad de la película aunque el resultado final es una buena película para ver si te gusta el estilo de romance hollywoodesco con sorpresa al final. Pero como había alcanzado a leer que era basada en otra película llegué a buscar en Internet la original y ahí fue que supe que era coreana. Iba a encargarla por Amazon pero la entrega es en 4 ó 6 semanas y hay algunos comentarios que hablan que el DVD es Zona 3 y que en alguna versión la transferencia a DVD no es la más exitosa, al igual que dicen que la traducción al inglés no hace honor al hermoso y literario guión del idioma original. Entonces me entró la duda que sigo teniendo. Si finalmente la consigo les escribiré sobre ella.

Les quedaré debiendo los otros temas. Algunos los descartaré de una vez, otros dan para escribir sobre ellos porque son intemporales.

2 comentarios:

TonioV dijo...

Pobre conductor elegido!

Un Gerente dijo...

el conductor elegido no deberia existir, mas bien, este personaje no debería salir de rumba, debe quedarse en casa y esperar el llamado de los rumberos para la recogida, el problema es quien se levanta a recoger un poco de borrachines, alegres ruidosos a la una de la mañana. . .

Las ideas de escribir se estan atrofiando en el mundo Blogger, lo digo por mi experiencia propia, a veces ni ganas de escribir me dan. . .

y lo de la pelicula, pues me tocoa conformarme con los cometarios que los que pueden ir a cine pra grandes hacen, ya que lo mio se estña volviendo puro cine infantil. . será que hago un Post de alguna pelicula infantil?

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados