03 septiembre 2006

Su propia oficina de correos

Esta semana estaba releyendo un recorte de un magazin Dominical de El Espectador que tengo archivado en una carpetica. Era una crónica de Gabriel García Márquez que escribió en 1954 sobre la oficina de rezagos del correo: el sitio donde van a morir las cartas no entregadas.

Ayer me encontré esta noticia en El País de España: un cartero medio flojo guardaba en su casa toda la correspondencia que debía entregar. Lo pillaron porque la gente se quejaba que su correspondencia no llegaba y porque era él quien regresaba más temprano al trabajo luego de una supuesta jornada de entrega de correspondencia. Les dejo aquí el vínculo a la noticia para que se enteren bien.

Yo solo quería anotar la coincidencia de la lectura con la noticia, en un mundo donde el correo tradicional ha desaparecido. ¿Qué hacen gmail, hotmail o yahoo con los correos que nunca nos llegan? Tendtán su oficina de rezagos, supongo. Debe estar situada en algún servidor castigado en el rincón más lejano del ciberespacio. Seguramente ellos serían los encargados de quemar todo el spam que encuentren.

Coletilla: Cuánta falta nos hace una publicación excelente como era el Magazín del Espectador. Cuánta falta nos hace El Espectador de esas épocas.

Otra Coletilla, que se me ocurrió después de publicar: Si leen la noticia encontrarán, tal vez, cierta similitud entre este cartero y Jaimito el del Chavo del Ocho. Jaimito el Cartero evadía siempre el trabajo para "evitar la fatiga". Tal vez la población donde ocurrió este caso en Italia sea como el Tangamandapio del que nos hablaba Chespirito.

No hay comentarios.:

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados