05 diciembre 2011

Invierno

Nos enseñaron en el colegio (sí, a usted también) que el invierno en el hemisferio norte comienza el 21 de diciembre. Digamos que oficialmente es así pero existen otros parámetros para definir si el invierno llegó o no, aparte de una fecha determinada. En este país se define el arribo del invierno cuando la temperatura promedio por cinco días seguidos es de cero grados celsius o inferior. Según eso, entendería que a cada ciudad le llega el invierno en un momento determinado porque no es lo mismo el norte que el sur de Suecia. Alguien, tal vez, me aclarará luego.

En años anteriores ya se había declarado invierno para una fecha como la de hoy: 5 de diciembre. En esta ocasión parece que en Estocolmo solo entraremos a esta estación el próximo fin de semana porque el pronóstico del tiempo indica que  la tendencia es a estar bajo cero los próximos cinco o seis días. Pero eso del pronóstico del tiempo aquí también es una ciencia oculta.

La semana pasada estuve muy pendiente de cuándo sería la primera nevada. Aparecían pronósticos de nieve o agua-nieve para el fin de semana que terminó y para hoy o mañana. Lo curioso es que el pronóstico del SHMI es actualizado muchas veces al día y si hace una hora pronosticaba algo es posible que ahora diga algo diferente. El cambio puede darse, y er bien notorio, incluso para el pronóstico de las 24 horas siguientes. no se diga lo que puede pasar con la proyección de 5 o 10 días.

El hecho es que cada vez es más inevitable la llegada del verdadero frío. En los últimos días hemos estado por debajo de cinco grados y muchas veces alrededor de cero. Para esta semana que comienza todo indica que estaremos más fríos aún y la sensación térmica, esa medida al parecer vaga y subjetiva de alguien scando la mano a ver cómo se siente, indica que percibiremos temperaturas aún más bajas. Pero a esta hora de este día no hay pronósico de nieve para los 10 días que vienen.

Eso sí, ya llevamos dos días, sábado y hoy, que se forma algo de hielo en algunas aceras. Varias personas me han prevenido de lo peligroso que puede ser y del cuidado que hay que tener. Pero que no me preocupe si me caigo. Todo el mundo cae. Sin pensar en el "qué dirán" deberé levantarme y tratar de seguir adelante.

2 comentarios:

gerente dijo...

será que toca usar carramplones o algo así, esos zapatos con uñas como lo de los escaladores?

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Yo creería que no. Los tramos a caminar al aire libre en invierno no suelen ser más de algunas cuadras. Habría que quitárselos al entrar a los lugares cerrados. Y la capa de hielo no es muy gruesa. Cuando cae nieve la retiran de los andenes y las calles entonces no se forma una capa gruesa para esos aparatos.

Recuerde que además de estas entradas encontrará más a través de los links de Ruidos Archivados